La canciller alemana Angela Merkel. Foto: EFE/EPA/SK

La 'locomotora europea' está a las puertas de una crisis

stop

El banco central de Alemania advierte de que puede entrar en una recesión técnica si el tercer trimestre sigue marcado por la caída industrial

Barcelona, 19 de agosto de 2019 (18:40 CET)

La economía alemana pisa el freno. Ya empezó a caer en el segundo trimestre, y ahora el banco central Bundesbank avisa de que es posible que lo mismo suceda entre julio y septiembre, con lo que Alemania entraría técnicamente en una recesión, tras encadenar dos trimestres consecutivos de caída de la actividad económica.

La entidad financiera central de la llamada "locomotora europea" asume una cada vez más mayor probabilidad de entrar en una recisión técnica, y anticipa que el PIB puede sufrir una ligera contracción que se sumaría a la caída del 0,1% registrada entre los meses de abril y junio, en el segundo trimestre. Es un escenario que no se vive desde hace casi siete años.

En su boletín mensual, publicado este lunes, el Bundesbank ve que la economía tampoco está creciendo en verano y ya asume que "seguirá previsiblemente sin impulsos" durante el tercer trimestre. El debilitamiento continuo de la industria tiene una importancia decisiva en la contracción económica de Alemania, según el informe.

Merkel estudia activar estímulos fiscales

Los conflictos internacionales y el brexit debilitaron notablemente la industria y las exportaciones de Alemania en la primera mitad del año. Los pedidos habían sido débiles en el primer trimestre y solo fueron a peor en la primavera, y según la nueva previsión del banco central alemán seguirán esa tendencia este tercer trimestre. "No se vislumbra aún" el final de esta recesión.

El boletín del Bundesbank advierte de que, "en general, el desempeño de la economía podría volver a declinar ligeramente", y dice que los datos más recientes de la situación en el sector industrian "apuntan a una caída igualmente significativa en el trimestre actual". Se prevé una ligera contracción que se sumaría a la caída del 0,1% registrada entre abril y junio, cuando el PIB creció un 0,4%.

La última vez que Alemania entró en una recesión técnica fue entre 2012 y 2013, cuando en dos trimestres consecutivos su economía se contrajo un 0,4% y un 0,5%, respectivamente. No obstante, el Bundesbank sostiene que desde la perspectiva actual el resultado sigue siendo abierto y dice que dependerá de si hay una recuperación de las exportaciones.

El Gobierno alemán de coalición liderado por Angela Merkel estudia poner en marcha un plan de estímulos fiscales para reactivar el crecimiento aún a costa de engordar la deuda pública, según el Des Spiegel. El ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, dijo que Alemania podría aplicar estímulos por valor de 50.000 millones de euros si la economía tiene dificultades.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad