Aspecto de una calle del barrio Gótico de Barcelona, este lunes, vigesimotercer día de confinamiento por el estado de alerta declarado por el Gobierno por la pandemia de coronavirus. EFE/Marta Pérez

Los ERTE disparan el gasto público en más de 2.300 millones al mes

stop

La cifra de prestaciones a pagar con cargo a abril aumentaría un 140% respecto a febrero por el parón de la economía y el incremento del paro

C. Triana

Aspecto de una calle del barrio Gótico de Barcelona, este lunes, vigesimotercer día de confinamiento por el estado de alerta declarado por el Gobierno por la pandemia de coronavirus. EFE/Marta Pérez

Madrid, 06 de abril de 2020 (18:20 CET)

El estado de alerta que mantiene cerrada la economía española va a tener repercusiones muy relevantes en la factura pública. Además del incremento del paro de marzo, el volumen de ERTE va a disparar el gasto público. Con los 2,7 millones de trabajadores cuyo empleo se encuentra suspendido de acuerdo con EuropaPress, el gasto público se incrementaría en 2.300 millones al mes. Si a esta cifra le sumamos el aumento del paro en marzo, el coste del frenazo económico ya alcanza solo por esta vía los 2.550 millones, teniendo en cuenta la prestación media que estaban cobrando los desempleados durante febrero.

De acuerdo con datos del Ministerio de Trabajo, el subsidio por desempleo medio abonado dicho mes ascendía a 852 euros, lo que supuso un gasto total en subsidios de desempleo durante febrero por 1.810 millones; el más elevado en los últimos doce. Con la incorporación de los nuevos subsidiados (en ERTE o en el paro), el saldo total a pagar se acercaría ya a los 4.400 millones mensuales; un 141% más que en febrero. 

A nivel de cotizaciones, sin embargo, el impacto deberías estar siendo menor. Tal como recordó en numerosas ocasiones la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, la semana pasada, los trabajadores que están en ERTE continúan cotizando. El Ejecutivo solo se ha comprometido a que las empresas de menos de 50 empleados queden exentas de abonar la seguridad social de su plantilla, por lo que una parte de los ingresos por esta vía han quedado a salvo.

El otro camino que se ha inventado el Ejecutivo para ahorrarse parte del coste, es el permiso retribuido obligatorio aplicado a sectores como la industria o la construcción. La adopción de esta medida fuerza a las compañías afectadas a asumir los sueldos al completo de sus trabajadores; evitando que se trasladen a las arcas públicas. Es la primera reversión de las medidas de control que se va llevar a cabo, ya que está previsto que estos trabajadores regresen a sus puestos de trabajo tras Semana Santa (el permiso se prolonga hasta el día 9 de abril, que coincide con el Jueves Santo).

Europa y la presión de los mercados de deuda

El Gobierno ya ha reconocido que la situación económica va a repercutir negativamente en el endeudamiento; si bien no ha precisado en cuánto. Todos los economistas coinciden en que cuánto más largo sea el cierre, más prolongada será la crisis y también los efectos negativos sobre el gasto y el endeudamiento, que ya despidió 2019 en el 95,5%.

Desde que se decretara el estado de alarma, el coste de financiación de España se ha doblado, aunque es cierto que los tipos de interés son todavía históricamente bajos. Esta situación, ha reactivado las especulaciones sobre si nuestro país tendrá que recurrir a un nuevo rescate. Por el momento, y gracias a la actividad del Banco Central Europeo (BCE), la prima de riesgo sigue estando muy lejos de la que se llegó a alcanzar en 2012.


Si le ha interesado esta información, únase a nuestro canal de Telegram para recibir toda las novedades nacionales e internacionales que publicamos sobre el coronavirus: https://t.me/economiadigital_es

Hemeroteca

Coronavirus ERTE
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad