Ni el caos frena el cierre de oficinas de BBVA y CX

stop

La integración sigue generando colas en las sucursales a pesar de que el banco todavía no ha cerrado todas las oficinas, según apuntan los sindicatos

Una oficina, en pleno proceso de integración de BBVA y CatalunyaCaixa

Barcelona, 22 de octubre de 2016 (01:00 CET)

La integración de BBVA y Catalunya Caixa (CX) se ha convertido en un verdadero reto para el banco que preside Francisco González. Especialmente en Cataluña, donde las duplicidades eran muy altas, ya que se trataba de dos entidades con mucha implantación. Por ello, no han podido evitar el caos que, más de un mes después de la integración, todavía reina en algunas oficinas. A pesar de ello, BBVA no afloja su plan de cierre.  

El banco anunció en julio que adelantaría a septiembre el plan de cierre, dejando la red con 967 oficinas, unas 400 menos de las que sumaban inicialmente ambas entidades. Sin embargo, fuentes sindicales indicaron a Economía Digital que todavía no se ha ejecutado todo el recorte de red y que queda pendiente cerca de la mitad, que se acometería a partir de enero.  

¿Mayor o menor red?

Fuentes del BBVA aseguraron que la reducción ya se ha hecho y que el único plan de cerrar oficinas, un centenar, es a nivel español y no forma parte de la integración con CX. Además, destacaron que con las casi mil sucursales actuales en Cataluña, los clientes del banco han ganado un 38% de cobertura de red, por un 18% de los de la antigua caja.
 
No obstante, lo que no tienen en cuenta estos datos es que, con la suma de los clientes de ambas entidades –aunque hubiera algunos clientes que lo eran de las dos–, el número de clientes por oficinas ha crecido. Y esto, sobre todo en entornos urbanos, donde había más duplicidades de oficinas y se han hecho más cierres, se ha notado.    

Muchas sucursales han registrado en el último mes colas más largas de lo habitual, de hora y media, según fuentes sindicales. En oficinas donde se han sumado los clientes de dos sucursales, ni siquiera cogían el teléfono porque el personal estaba desbordado. Las mismas fuentes hablan de problemas con la migración web y con algunos cajeros de CX que dejaron de funcionar durante unos días, de las que BBVA no tiene constancia.  

Errores en la web  

La integración todavía no es total en la red. La web de BBVA no incluye algunas oficinas de CX que siguen abiertas, mientras aparecen otras del banco que han cerrado. Desde BBVA explican que estos desajustes son normales en una integración, algo en lo que el banco ya tiene experiencia en Cataluña, con la compra de Unnim.  

Los problemas se concentran sobre todo en las oficinas de CX. Según el banco, se han cerrado más de BBVA que de CX, ya que las de la antigua caja eran más antiguas, y por tanto, más grandes. El personal de CX tiene que aprender a utilizar el sistema informático de BBVA, lo que puede producir colas, admiten, pero es cuestión de tiempo.  

"Aguantando la avalancha"

Estos problemas son los que han hecho frenar la implementación del plan de cierre de oficinas, según las fuentes sindicales. "Están aguantando, esperando que pase la avalancha", apuntan, para culminar el recorte de sucursales cuando se haya normalizado la actividad en las que están viviendo un caos.

BBVA culminó la compra de CX en septiembre, cuando implementó también el ERE que supuso la salida de más de 1.500 trabajadores.  Dentro de la integración, el BBVA pasó a tener dos direcciones territoriales en Cataluña: una en Barcelona, liderada por Christian Terribas, y la otra para el resto de Cataluña, dirigida por Xavier Llinares.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad