Qué hacer si se pierde o roban la tarjeta

stop

En el verano se denuncia la mayoría de extravíos o robos de los plásticos. Hay tres pasos claves para actuar con rapidez y evitar gastos indeseados

En el verano se denuncian la mayoría de robos y extravíos de tarjetas.

Barcelona, 21 de mayo de 2016 (10:14 CET)

A finales de 2015, en España existían un total de 69,92 millones de tarjetas en circulación, según el Banco de España. Pero cabe recordar que en el verano se denuncian una de cada tres incidencias por robo o pérdida de tarjetas en el año. Y esta complicación le puede suceder a cualquiera.

El comparador de tarjetas HelpMyCash recuerda que si esto llegara a suceder, la clave es actuar con rapidez. Y hay que seguir estos tres pasos.

1 - Llamar de inmediato al banco

Lo primero que hay que hacer es llamar a la entidad bancaria o proveedor (Visa, Mastercard, etcétera) para informar de la situación y dar el consentimiento para que se bloquee la tarjeta. Para ello, tanto las entidades emisoras como las marcas de estos productos cuentan con un número de teléfono específico para este tipo de incidencias, disponible durante las 24 horas.

Es conveniente tener guardado en el móvil este número, y cuando se realiza el llamado, apuntar la fecha de la llamada, la hora y el operador que está atendiendo, para contar con una justificación extra de lo que ha ocurrido en el caso de que haya que gestionar futuras reclamaciones.

Generalmente la compañía pedirá una serie de datos personales para comprobar la identidad del usuario y ciertas referencias sobre la tarjeta, por lo que es conveniente que tener el máximo de información posible para agilizar el proceso

Otras alternativas para bloquear la tarjeta es a través de los servicios de banca online, por mensaje de texto o acudiendo físicamente a una sucursal.

2 - Denunciar ante la policía

Si se trata de un robo será necesario que, además de bloquear las tarjetas, también se tenga que acudir a una comisaría y presentar una denuncia. De esta manera se contará con un documento oficial que servirá como prueba si hay que reclamar o pedir responsabilidades a la entidad bancaria, en el caso de que se hayan realizado compras o retiradas de efectivo fraudulentas con las tarjetas de crédito o de débito.

3 - Comprobar los extractos bancarios

Una vez se esté seguro de que la tarjeta ya no está disponible, se deberían chequear los extractos bancarios para comprobar si se ha sustraído dinero ilícitamente de la cuenta e informar de esta situación al banco.

En el caso de que se hayan producido operaciones fraudulentas antes de comunicar la pérdida o el extravío de la tarjeta, la ley ampara al usuario y solo hay que responder con un límite de 150 euros, ya que el resto correrá a cargo del banco. Eso sí, si la entidad puede demostrar que ha habido negligencia por parte del usuario (por ejemplo si se había apuntado el número pin detrás de la tarjeta) será el cliente el que tenga que asumir los gastos.

En el caso de que las operaciones ilícitas se produzcan después del aviso de pérdida, el usuario quedará exentos de responsabilidad, y será la entidad emisora la que se asumirá las posibles deudas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad