En la imagen, la sede del Banco Popular.

Banco Santander: la factura del Popular engorda 1.000 millones más

stop

Banco Santander tendrá que solicitar 1.000 millones de euros en créditos fiscales este año por la compra del Popular

Barcelona, 19 de julio de 2018 (10:39 CET)

La compra por el precio simbólico de un euro de Banco Popular sigue costando dinero a Banco Santander. Así lo explicó el presidente del Popular, Rodrigo Echenique, que en su comparecencia de este miércoles en el Congreso aseguró que la entidad presidida por Ana Botín solicitará 1.000 millones de euros en créditos fiscales a lo largo de 2018 por la adquisición del banco quebrado. "Lo hemos solicitado al ministerio de Hacienda, que decidirá si lo hace mediante pago o mediante compensación", detalló.

En la comparecencia en la Cámara Baja, en la comisión que investiga la crisis financiera, Echenique aseguró que el Popular "no valía nada" y negó cualquier conspiración para que el Santander se quedara con el banco. Según explicó, el "Popular era un banco bueno hace 30 años" pero en el momento de la compra "su situación era verdaderamente crítica".

El responsable del Popular nombrado por el Santander negó que el banco que preside ocultara pérdidas en las cuentas de 2016, como sospecha la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y ha hecho llegar al juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu, que investiga la quiebra del banco. "Las cuentas de 2016 se hicieron de acuerdo con la normativa que se aplicaba en ese momento. No hemos encontrado inexactitudes ni falsedades", aseguró.

Echenique niega "ocultación" en las cuentas de 2016 del Popular

Echenique defendió al auditor, PwC, que en su comparecencia en el Congreso aseguró que advirtió tres veces de las cuentas de 2016 pero defendió que la revisión de las cuentas no era significativa y no implicaba su reformulación, según informa Expansión. En este sentido, el presidente del Popular descartó que existiera "ocultación" y en su lugar consideró que en el banco quebrado existió "una mala operativa de procesos internos y una insuficiente dotación de medios para mejorarla".

Al comprar el Popular, el Santander reforzó el capital de la entidad con 7.000 millones de euros e inyectó 13.000 millones en liquidez para que siguiera funcionando, según recordó Echenique ante los diputados, a los que apuntó que no es la primera vez en España que un banco cambia de propietario. Ya ocurrió cuando el Sabadell se hizo con la CAM.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad