Las universidades catalanas centran su oferta internacional en los másters

stop

Las incógnitas sobre cómo gestionar la admisión de alumnos de fuera de la UE en los  grados, ha hecho que los centros apenas varíen su oferta académica para el próximo curso

Jóvenes universitarios en el césped del campus

en Barcelona, 16 de abril de 2015 (22:44 CET)

La estrategia impulsada desde la secretaría de Universidades de la Generalitat de captar cada vez más alumnos extracomunitarios todavía presenta muchas dudas, también para los centros catalanes. La falta de concreción sobre cómo gestionar la llegada de miles de estudiantes foráneos –el objetivo planteado para los próximos cinco años—ha llevado a las universidades a no modificar, en lo sustancial, su oferta académica para el año que viene.

Como viene ocurriendo desde hace varios años, la presencia internacional en las aulas se centrará, sobre todo, en los estudios de posgrado. Durante el curso pasado, el 26% de los alumnos de máster eran extranjeros (si contabilizamos tanto a europeos como a los de fuera de la UE). En cambio, entre los estudiantes de grado, este porcentaje rondaba el 5%.   

Diferencias entre grados y másters

Las facilidades para acceder con una titulación universitaria europea y el uso del inglés en muchos de los programas de posgrado, son los motivos principales que facilitan la llegada de este perfil del alumnado. Según datos oficiales, en Cataluña hay 100 masters donde la lengua predominante es el inglés, mientras que 175 son multilingües.

El panorama en los grados, sin embargo, es bien diferente. Para empezar, muy pocos programas de cuatro años ofrecen clases en un idioma extranjero. Además, la admisión en estos estudios para un estudiante internacional requiere un gran número de trámites (y no siempre con un resultado positivo).   

Proceso de admisión

Desde Universidades se había planteado la posibilidad de que, de cara al próximo curso, los alumnos internacionales accediesen a los grados homologando el título de bachillerato obtenido en sus países de origen –sin tener que pasar la prueba de selectividad--. Esta opción, sin embargo, parece lejos de ser consensuada por los responsables de la enseñanza superior catalana.  

La posición de las universidades respecto a este tema es de mucha prudencia. Desconocen todavía cómo se podrían llevar a cabo estas admisiones sin perjudicar las opciones de ingreso del resto de alumnos. O cómo se tendrían que adaptar los programas y las pruebas de acceso a un tipo de alumno que, sobre todo en el caso de los asiáticos, no siempre tiene el inglés o el español como lengua de referencia. 

Centros adscritos

Los centros adscritos a las universidades públicas es donde la presencia internacional ya es más visible. Además, este tipo de escuelas tienen, con diferentes grados de autonomía, la posibilidad de seguir una política propia respecto a su oferta académica y participan activamente en programas de intercambio entre universidades (como el Erasmus Mundus).   

Un caso paradigmático es el de la Universitat Pompeu Fabra (UPF), donde de los 30 másters ofrecidos en inglés, 18 pertenecen a las escuelas de negocios (Barcelona School of Management), economía (BarcelonaSG) y relaciones internacionales (IBEI), con las que la universidad trabaja conjuntamente. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad