Clara d’ou: La cocina clásica

stop

C/ Gran Via 442, Barcelona 93 289 34 60 www.laclararestaurant.com

24 de diciembre de 2010 (13:35 CET)

Es difícil encontrar en Barcelona un restaurante con un ambiente tan rural como este, a pesar de que es totalmente ciudadano. Está lleno de gentes de empresa, comerciales, directivos y, sobre todo, empresarios de pymes; pocas corbatas, pero de casi todas las mesas se desprenden conversaciones de negocio, de trabajo, de ventas, de devoluciones, de facturas fallidas, de cómo respira un cliente, de si tiene problemas con los bancos. En fin, del pan nuestro de cada día del momento.

El local procede de la reinvención de un antiquísimo restaurante tradicional que ha sido transformado en otro moderno especializado en comida catalana, como siempre había sido, que atrae a clientela adicta a la tradición puesta al día, excluidos los sibaritismos, y muy efectiva. No solo gentes de la zona y de las cercanas instalaciones de la Fira en la plaza de España, sino todos los puntos de la ciudad.

La entrada se asemejaría a un establecimiento normal y corriente si no fuera por la amplia bodega a la vista que se divisa al fondo de la barra, donde mantienen un fondo de armario vinícola digno de los grandes locales. La carta de vinos –en realidad, el libro- recoge efectivamente una oferta amplísima, bien organizada y con el detalle de anotar junto a algunas botellas la calificación que les ha otorgado el famoso Robert Parker, una sorpresa para quien busca únicamente platos del país adaptados a los usos del momento. Los habituales ya se conocen el paño; es fácil distinguir entre ellos a los aficionados al buen vino, al cava y a los que rematan la comida con copa larga. Un claro varoneo en convivencia con grupos de empresa mixtos.

El sótano, donde está el comedor principal, es enorme, pero una buena distribución y la decoración, de maderas barnizadas en oscuro y retales de piedra y ladrillo vista, además de conferir un cierto ambiente de masía coherente con la orientación de la cocina hacen que las grandes dimensiones pasen desapercibidas.

Junto a los canelones de la abuela, esqueixada, xató y demás platos típicamente catalanes, la carta ofrece también elaboraciones más actuales y digestivas, como los tartares … 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad