Alicia Sánchez Camacho entre los hermanos Fernández Díaz durante la campaña electoral

El PP pierde el 54% de los concejales que tenía en Cataluña

stop

Sánchez Camacho cosecha 130.000 votos menos, mientras que Ciudadanos gana 195.000

en Barcelona, 25 de mayo de 2015 (00:16 CET)

El Partido Popular ha perdido el 54% de los concejales que había conseguido en Cataluña en las anteriores elecciones municipales. Esa caída es el producto de haber obtenido unos 130.000 votos menos que hace cuatro años, es decir un 36% menos de apoyo popular.

No es de extrañar que Alicia Sánchez Camacho, su presidenta regional, haya manifestado tras conocer los resultados que "toma nota" de lo que han dicho las urnas.

En términos absolutos es la ciudad de Barcelona donde el desastre ha sido más abultado, lógicamente, porque es donde hay más votantes. Ha pasado de ocho a tres concejales: unos 40.000 votos menos.

La pérdida mayor se ha producido en Reus 


Pero quizá la pérdida más dolorosa sea la de Reus, una ciudad donde esta formación siempre ha tenido una presencia muy notable. En esta ocasión ha perdido unos 3.000 votos, la mitad de los que había cosechado en los anteriores comicios, pero se ha dejado cuatro de sus seis concejales.

En Tarragona, otra ciudad donde tradicionalmente ha mantenido una buena posición, el descalabro ha sido paralelo: 4.000 votos menos y tres concejales menos.

Badalona y Castelldefels, los bastiones


En Badalona, Xavier García Albiol, actual alcalde, con un pronunciado discurso radical sobre la inmigración, ha mejorado su posición, con más votos y un 34% de apoyo popular; aunque con un concejal menos que en 2011. Sigue siendo el bastión del PP en Cataluña, como Castelldefels, donde ha mejorado en número de votos, en porcentaje de apoyo popular y mantiene el mismo número de ediles, 8.

Sin duda, la caída del PP en Cataluña tiene una correlación directa con la mejora de Ciudadanos, que ha ganado 195.000 votos sobre las anteriores elecciones y 169 concejales.

Ese avance del partido de Albert Rivera se produce en unas elecciones con el 41,50% de abstención, 3,5 puntos menos que en 2011, y con 200.000 votos más que entonces.   

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad