La pulla calculada del ministro De Guindos contra Zapatero y Taguas

stop

01 de diciembre de 2013 (19:03 CET)

El ministro de Economía Luis de Guindos es un hombre afable con sus amigos. Le gusta jugar a tenir con algunos periodistas de su cuerda, pero lo hace por el gusto por un deporte que practica desde hace muchos años. Pero ese carácter afable no le impide lanzar algunas pullas con mucho veneno

Lo hizo este sábado en las jornadas de economía en S’Agaró. Sabía que participaba en los debates el ex jefe de la oficina económica del ex presidente Rodríguez Zapatero, David Taguas. Y sabía que estaría en la fila cero durante su intervención.

Por la mañana se había desayunado con la entrevista en el diario El Mundo a Zapatero, y decidió, de inmediato, que trataría de poner en un brete a su conocido Taguas –se tratan a menudo y la relación no es mala.

De Guindos reprochó, durante su intervención, a Zapatero que no hubiera tenido en cuenta, durante su mandato, el enorme déficit externo de España. Y lo apuntó, haciendo referencia, aunque sin citarla, a la entrevista de El Mundo, interpretando que el ex presidente 'pasó' del problema. Pero Zapatero no admite en ningún momento esa circunstancia en la entrevista.

Cuando los periodistas del rotativo le preguntan si no le alarmaba el déficit exterior, que llegó a ser del 10%, teniendo en cuenta que en el informe económico de 2007 del Gobierno socialista se hace referencia a ese problema –redactado por Taguas—Zapatero responde que “éste para mí es uno de los grandes misterios y sé que esto seguramente me cueste críticas de los economistas”.

Asegura Zapatero que “hasta mayo de 2010 no había referencias contundentes sobre el déficit por cuenta corriente y su consecuencia, que es todavía más importante, que es la deuda neta externa de España ante el mundo”. Es decir, que para Zapatero los mercados no penalizaron esa situación de España hasta 2010.

Taguas, tras la mención de De Guindos, tomó la palabra y defendió a Zapatero, asegurando que en 2007 ya se había tomado conciencia del problema, y que prueba de ello fue, precisamente, el informe económico de 2007. Y le devolvió la pelota al ministro, al recordarle que él, en 2007 y en 2008 –es un asiduo a las jornadas de S’Agaró—recordó ese desajuste en la economía española, y que el propio De Guindos, en 2008 y en el mismo foro, le quitó hierro al asunto.

El ministro no quiso responder. “Ya he dicho todo lo que tenía que decir”, aseguró.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad