Las grandes fábricas catalanas arrinconan a Mas y Puig

08 de octubre de 2015 (19:13 CET)

La industria catalana, como no podía ser de otra manera, ha sufrido duramente la crisis, con cierres, deslocalizaciones y despidos. El último caso, el de Valeo, todavía en proceso. Sin embargo, en los últimos meses está habiendo buenas noticias industriales.

Seat y Nissan han celebrado nuevos lanzamientos e inversiones recientemente, aunque la alegría en Seat ha durado poco. En ningún caso han contado con el Govern para sus celebraciones, a pesar de que el consejero de Empresa, Felip Puig, acude allá donde puede para anunciar inversiones y mostrar como vuelve la bonanza a la empresa catalana.

La filial española de Volkswagen anunció en julio oficialmente que recibiría 3.300 millones de euros de inversión entre 2015 y 2019, ahora en peligro por la crisis de las emisiones de VW. Seat hizo un gran evento con el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, colgándose la medalla de la recuperación económica, pero ni rastro de Artur Mas.

Este jueves, Nissan ha celebrado el inicio de la fabricación de un nuevo modelo en Barcelona, que ha supuesto una inversión de 80 millones y que creará 1.000 puestos de trabajo, según la marca. Tampoco asistió nadie del Govern, a pesar de que era un gran evento para Nissan: su presidente en Europa fue el anfitrión.

La semana de las elecciones, Alstom también anunció nuevas inversiones, cercanas a 300 millones, para fabricar 21 trenes en Santa Perpètua de Mogoda (Barcelona). Y el Govern no se pudo hacer la foto, a pocos días del 27S, ya que la compañía lo resolvió con un comunicado.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad