Los socialistas se enojan con Antoni Esteve (Lavinia) por la venta de su compañía

stop

04 de diciembre de 2010 (17:28 CET)

La fusión de Lavinia TC y Vértice 360 para crear un gran grupo audiovisual ha trascendido lo que es una mera operación empresarial. Para la familia socialista catalana, que el presidente de Lavinia, Antoni Esteve, haya cerrado esa transacción ha supuesto un jarro de agua fría. ¿Porqué? Pues porque entre los representantes del PSC siempre se había cuidado con gran esmero el negocio de Lavinia, que siempre habían considerado una empresa de su órbita ideológica.

Sin embargo, Lavinia ha cerrado un acuerdo con la empresa madrileña a sabiendas de que el fondo propietario (Thesan Capital) está presidido por Ignacio López del Hierro, a la sazón esposo de María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP. Esteve ejercerá la vicepresidencia de la compañía resultante. En ámbitos socialistas catalanes, y especialmente en personalidades vinculadas al mundo de la comunicación, esa operación ha sido considerada una auténtica traición después de los favores recibidos de Lavinia durante los años de mandato del tripartito y antes desde otras instituciones gobernadas por el PSC.

El nuevo grupo nacido de la fusión, contaría con una facturación de alrededor de 150 millones de euros (110 millones procedentes de Vértice 360º) con datos del ejercicio 2009, ofrecerá servicios y productos destinados a la producción audiovisual, en televisión, cine, publicidad e internet. La integración de Lavinia en Vértice 360º es un paso más en el objetivo, anunciado en el pasado mes de marzo, de alcanzar unos ingresos de 240 millones de euros en 2012 y un resultado bruto de explotación (EBITDA) de 40 millones.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad