Rabell y Pablo Iglesias se pegan un batacazo en una Cataluña polarizada

stop

La coalición de Catalunya Sí que es Pot apenas alcanza los 11 diputados, dos representantes menos que los obtenidos por ICV-EUiA en solitario tres años atrás

Lluís Rabell valora en rueda de prensa los resultados electorales de Catalunya Sí que es Pot /EFE

en Barcelona, 27 de septiembre de 2015 (23:12 CET)

Las elecciones catalanas han supuesto un duro golpe a las aspiraciones de Podemos de convertirse en un partido dominante en todas las regiones de España. Los 11 diputados obtenidos por la candidatura Catalunya Sí que es Pot, que el partido de Pablo Iglesias compartía con formaciones como ICV, EU y Equo, deja a la lista liderada por el activista vecinal Lluís Rabell como la cuarta fuerza del Parlament, empatada a escaños con el Partido Popular.

Con un rápido vistazo a los resultados conseguidos por ICV en solitario en 2012 (13 representantes) se entiende la decepción de una coalición que pretendía colarse, y haciendo mucho ruido, en el debate político catalán, polarizado desde hace tiempo entre dos opciones, el independentismo y el unionismo. A la matizada y poco clara postura de CSQP respecto al debate soberanista, se ha sumado la incapacidad por introducir en la campaña el debate social (y el rechazo a los recortes) sin el eje nacional, como sí han hecho la CUP e incluso Junts Pel Sí.

Un candidato muy criticado

Una parte de la responsabilidad sobre este hecho recae, sin duda, en la figura de Lluís Rabell, un candidato desconocido por la mayoría de los votantes antes de las elecciones y que, según la mayoría de analistas, no ha dado la talla en los debates electorales de las últimas semanas.

El esfuerzo en los últimos días de las caras más conocidas de Podemos, con Pablo Iglesias e Iñigo Errejón al frente, participando en diversos mítines previos al cierre de campaña, no ha tenido el efecto esperado. Los 11 diputados obtenido dejan a CSQP en una posición de clara debilidad de cara a la formación del nuevo Parlament y abren un abanico de dudas respecto a la capacidad del partido violeta de darle un vuelco al panorama político español en las generales de Diciembre, como se pronosticaba hace meses. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad