Schweppes siguió en pérdidas en 2014  

en Barcelona, 13 de julio de 2015 (22:55 CET)

La cuenta de resultados de Schweppes se mantuvo el pasado ejercicio en números rojos, si bien sensiblemente rebajados. La firma cerró el año con un déficit de 372.000 euros, frente a los 11,7 millones de 2013. La facturación aumentó en 14 millones y se elevó a 360 millones.

Schweppes tiene la sede central española en Madrid. Se dedica a la producción de refrescos y zumos con las marcas Schweppes, Trina, Vida, La Casera y Sunny Delight. Posee plantas industriales en Toledo y Alcalá de Guadaira (Sevilla), una fábrica de concentrados de fruta en Carcaixent (Valencia) y un centro de investigación en Tordera (Barcelona). El año pasado invirtió 50,3 millones en publicidad, casi cuatro millones más. Schweppes está presidida por Juan Ignacio Silva Alcalde y tiene de consejero delegado a Luis Bach Terricabras.

Este año, la dirección prevé que el negocio aumente con fuerza por dos motivos. De un lado, el pasado mes de junio absorbió a su filial La Casera, que factura cerca de 50 millones anuales y en 2014 ganó 6,4 millones; de otro lado, Schweppes ha suscrito un acuerdo comercial con Pepsico, por el que se encargará de la distribución de las bebidas de este gigante en el canal de la hostelería, salvo Canarias y Baleares.

Swcheppes pertenece al grupo japonés Orangina-Suntory. La empresa arrastra problemas con el fisco desde hace tiempo, que se han venido saldando con fuertes multas. El año pasado, Hacienda levantó actas fiscales por 4,9 millones a su grupo. En 2013, la Agencia Tributaria le extendió otra acta de 3 millones por las retenciones a cuenta de la imposición de no residentes. Y cuatro años antes, los inspectores incoaron actas por importe de casi 39 millones por el IVA y el IRPF, aunque una parte fue anulada más tarde por el Tribunal Económico-Administrativo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad