Se alquila cápsula de cuatro metros cuadrados en el aeropuerto

stop

Una compañía rusa diseña un espacio privado para descansar en lugares como aeropuertos o estaciones de tren

Sleepbox en el aeropuerto de Dubai

03 de noviembre de 2011 (13:24 CET)

¿Alguna vez ha perdido un avión a última hora de la noche o su avión se retrasa y sólo dispone de incómodos asientos o bares para esperar? Ya existe una solución: Una compañía rusa ha diseñado un espacio privado para descansar en lugares como aeropuertos y estaciones de tren.

Los viajantes desamparados están de suerte, el estudio de arquitectos ruso Arch & Array sorprende con una golosa propuesta. Se trata de sleepboxes, pequeñas cápsulas parecidas a un armario.

Se trata de una habitación que dispone de lo necesario para descansar en un espacio de cuatro metros cuadrados, es sencillo, sin grandes adornos pero está dotado de lo esencial: una cama, wifi y electricidad. Además algunas sleepboxes tienen capacidad para tres personas.

Una gran solución

La simpleza del concepto que esta empresa constructora ha ideado puede convertirse en una solución para los que pasan gran parte de sus vidas en los aeropuertos y estaciones. El espacio es modulable, de diseño futurista y funcional para descansar, ventilado y con privacidad asegurada, ya que dispone de persianas eléctricas. Está dotado de distintos compartimentos para dejar el equipaje, descansar o trabajar vía wifi.

La idea y el diseño de estos micro-hoteles es de Goryainov A. y Krymov M. de Arch Grup arquitectos, un estudio de arquitectos ruso que comenzó su actividad en 2007.

La opción, por el momento, no está disponible en España, pero sí en los aeropuertos de Moscú, Múnich y París. Se puede alquilar a partir de 30 minutos y el precio varía en función del tiempo contratado. El aeropuerto de Heathrow, en Londres, ya dispone de un hotel muy parecido a esta idea, una especie de vagones de diseño futurista pivados más grandes y con baño.



Este servicio no sólo está ideado para aeropuertos, sino que también se adapta a estaciones de tren, oficinas y hostales. De hecho, ya está en marcha el primer hotel construido únicamente por este tipo de “cajas” que se estrenará en Rusia en 2012.

Haciéndose sitio en el mercado

Las empresas interesadas deberán pagar un precio mínimo de 7.000 euros para hacerse con los cubículos. Arch & Array estima que podría ingresar entre 36 y 72 euros al día. Así, el retorno de la inversión finalizaría en un periodo máximo de nueve meses.

La fabricación de una sleepbox requiere dos meses y cuatro semanas de entrega más dependiendo del destino.

El Grupo Arch & Array se fundó en 2001 como empresa de construcción, especialmente dedicada a la rehabilitación de edificios singulares y hoteles. El grupo dispone de un eficaz sistema de gestión que le confiere valores determinantes para la competitividad dentro del mercado de la construcción. La calidad de sus materiales y la clara intención de adaptación a las exigencias del cliente actual hacen de esta propuesta un futuro diferente para el viajero.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad