Susana Rodríguez, la enóloga que lidera la última apuesta de Bodegas Obalo

stop

La experta desvela los entresijos para dar con la combinación perfecta de tradición riojana e innovación vinícola

La enóloga Susana Rodríguez

01 de diciembre de 2014 (09:30 CET)

Susana Rodríguez es licenciada en Biología por la Universidad Complutense de Madrid. En 2012 se incorporó a Bodegas Obalo tras haber desarrollado su trabajo en distintas Denominaciones de Origen españolas, entre ellas Méntrida, Penedés y Valdeorras.

Actualmente lidera la apuesta de Bodegas Obalo de elaborar vinos que reflejen toda la tradición de una tierra como La Rioja sin renunciar a la innovación y las nuevas formas de elaboración.

-¿Cómo resumiría en pocas palabras la filosofía que hay detrás de los vinos de Bodegas Obalo?

-Nuestra filosofía parte de la intención de elaborar vinos con un carácter eminentemente riojano que recojan toda la tradición de una zona en la que se han elaborado muchos de los vinos más reconocidos de España y del mundo. Para conseguirlo es básico contar con una materia prima excelente y por eso hemos hecho un trabajo muy importante en el campo. Hemos elegido viñas viejas que estuvieran localizadas en lugares privilegiados teniendo en cuenta los distintos elementos del terroir: suelo, microclima… A partir de ahí, una vez teniendo esta materia prima aplicamos métodos de elaboración modernos que respetan totalmente la fruta sirviéndonos de medios técnicos con los que ahora contamos y que nos ayudan a extraer lo mejor de esas uvas de viñas viejas.

-¿Qué importancia tienen entonces esos medios técnicos?


-La importancia justa. Son simplemente herramientas que nos facilitan el trabajo y con las que no contaban nuestros abuelos, pero lo más importante es la viña, la materia prima.

-Explíquenos la elaboración de los vinos de Bodegas Obalo

La elaboración está basada en el control del viñedo marcando la vocación de cada vino de antemano y siguiendo su evolución desde el inicio, desde la poda, hasta su correcta maduración. En Bodegas Obalo la vendimia la realizamos siempre de forma manual. Una vez que la uva está en bodega entra en una cámara de frío durante 12 horas, lo que asegura la calidad y evita riesgos microbiológicos. Se realiza además una minuciosa selección en dos mesas consecutivas, de racimos primero, y de bayas después, tras el despalillado. A partir de ahí, trabajamos para que cada vino tenga su propio carácter, respetando y potenciando al máximo la fruta y las virtudes de la excelente materia prima que nos llega desde la viña.

-Hablan ustedes siempre de la Sierra Cantabria como uno de los elementos básicos y de enorme influencia en sus vinos, ¿Por qué tiene tanta importancia?

-Es una barrera natural que abriga, airea y nutre las viñas situadas en sus laderas y sus valles. Además de proteger de la humedad y de los vientos fríos que vienen del norte, permite que las viñas aprovechen al máximo los rayos del sol y por tanto la uva pueda alcanzar el nivel de maduración óptimo.

-Háblenos de Obalo joven y Obalo Crianza, ¿Qué nos vamos a encontrar si abrimos una botella de estos vinos?

Obalo joven encarna la esencia de la Tempranillo riojana, mostrando su carácter más frutal. Obalo Crianza es un vino más estructurado, redondeado sutilmente por la madera, pero conservando toda la fuerza de la fruta. A ellos ahora se suma Obalo Reserva que cuenta con una larga vida por delante y que sacamos después de una larga espera, una vez que consideramos que ha alcanzado su máximo esplendor.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad