Elecciones y pandemia

El próximo año estará marcado por la política, con dos grandes partidos peleando entre ellos y otros dos más pequeños, Unidas Podemos y Vox, buscando desinflar el bipartidismo a PP y PSOE

Hace unos años, en los inicios del 2001, anhelábamos que sucediera algún acontecimiento relevante para romper la rutina política, social y económica. Este deseo se vio trágicamente cumplido con el atentado suicida a las torres gemelas de Nueva York, dando por inaugurado el nuevo siglo. Desde entonces, la situación no ha hecho más que ofrecernos sucesivos escenarios de crisis. Crisis económica, climática, energética y ahora pandémica. La secuencia de crisis ha llevado a muchos ciudadanos a preguntarse qué nuevo acontecimiento trágico y extremo sucederá cuando estamos a punto de engullir, a toda prisa, las uvas con las que damos la bienvenida al nuevo año.

El inicio del 2022 va a estar marcado, un año más, por la pandemia y en cómo se va a gestionar. Sin embargo, el mayor acontecimiento político que celebrarán en el 2022 los dos grandes partidos, PSOE y PP, será poner en marcha la maquinaria electoral. Las elecciones autonómicas en Castilla y León y las probables elecciones en Andalucía van a estar marcadas por la relación del ratón y el gato que existe entre el PSOE y el PP.

Obsérvese que describo al PSOE como el ratón y al PP como el ansioso gato que busca cazarlo. PSOE es entendido como el ratón porque las encuestas le dan unos resultados que permiten ver que, más pronto que tarde, será cazado por el PP. La pandemia marcará el campo de juego político, sus límites y la dimensión de la portería donde hay que marcar los goles, pero se jugará un juego distinto al que plantea la pandemia, pues el único juego que quieran disputar en el campo el PSOE y el PP es establecer quién es capaz de generar el discurso ganador para imponerse en las próximas elecciones generales.

Los ciudadanos van a poder comprobar, una vez más, como ya está ocurriendo en Francia con las elecciones a la presidencia de la República del 2022, que se instala un clima político donde todo girará en torno a las elecciones, tanto autonómicas como generales.

Veremos que los partidos auxiliares de los dos grandes partidos, Unidas Podemos y Vox, van a intentar que los partidos hermanos no logren un gran resultado y mantener así su influencia política. Cuando estamos cerca de escuchar las campanadas y celebrar la entrada de año esperando superar las diversas crisis que tenemos pendientes, la política mirará hacia las próximas elecciones generales. Una vez más lo que gobierna el mundo no es el propósito decidido y honesto de cambiar las cosas, sino que éstas sigan igual. Las elecciones que viviremos en el 2022 volverán a ratificar la máxima de Lampedusa: “si queremos que todo siga como está, es necesario que todo cambie”

Fèlix Riera