Presupuestos de Pedro Sánchez: contra la realidad y a favor de Belarra, Otegi, Rufián…

En este episodio de La Plaza los analistas debaten sobre las grandes lacras que presentan los próximos PGE. La primera es evidente: se pactan con fuerzas políticas que manifiestan que les importa un pimiento el futuro de España

Los presupuestos nacionales, el acto político más importante de la gobernabilidad de un país -como ocurre en una empresa- que negocia el presidente del Gobierno presentan dos lacras que los invalidan: están construidos contra la realidad, al menos la que vienen mostrando cabezonamente los datos económicos que vamos conociendo (inflación, crecimiento…), y están siendo discutidos con fuerzas que han manifestado por activa y por pasiva que les importa un pimiento el futuro de España (ERC, Bildu, Podemos…).

Resulta muy difícil en estas condiciones otorgar credibilidad a las cuentas generales del Estado. Y, sin embargo, estos presupuestos son cruciales para nuestro futuro, pues son los que van a gobernar la salida a la crisis sanitaria, social, económica y política que ha generado la peor pandemia que hemos vivido en mucho tiempo. Los presupuestos así se convierten más en un cambalache, un intercambio de cromos, más que en un futuro y profundo debate sobre nuestras posibilidades económicas.

La plaza, pues, tiene en este episodio un barniz claramente económico, si es que es posible deslindar esta perspectiva de la política y social. Xavier Bru de Sala, Nuria Val y Alejandro Ramírez han escrutado todos los defectos institucionales de que adolece este debate presupuestario, incluyendo uno fundamental: que una vez aprobados, ya no habrá debate sobre su ejecución, porque España es uno de los países donde no existe un debate de liquidación presupuestario, otro déficit democrático más que habría que corregir.

Juan García