Un stand de Sareb en SIMA-Madrid.

La Sareb engorda su 'Idealista' de créditos morosos

stop

La Sareb vende online el 7% de sus créditos fallidos para limpiar su cartera

Barcelona, 10 de julio de 2018 (12:17 CET)

La Sociedad de Gestión de Activos (Sareb), el llamado banco malo, llenará su portal de venta de activos con créditos morosos. En total, la sociedad comercializa 1.814 millones de euros en deuda, el 7% de su cartera de créditos fallidos, en un proceso iniciado este julio y que finalizará en noviembre.

El Idealista de créditos online de la Sareb permite pujar crédito a crédito con una compra mínima de 400.000 euros de deuda, hasta un máximo de 67 millones de euros. Los préstamos están garantizados por 7.000 inmuebles de la sociedad en Andalucía, Madrid, Cataluña, Galicia, Murcia y la Comunidad Valenciana, según informa Expansión. Las ofertas se podrán hacer firmes hasta el 25 de octubre.

La venta de créditos morosos es la cuarta operación de este tipo de la sociedad que agrupa los activos de los bancos rescatados con fondos públicos. En las tres anteriores, la Sareb vendió créditos por valor de 186 millones de euros, de los cuales 35 millones de euros se colocaron a través de su portal y 151 millones mediante plataformas de gestión inmobiliaria.

La Sareb ya ha colocado 186 millones de euros en créditos morosos mediante su plataforma online

El objetivo de la sociedad con la plataforma online es vender a inversores profesionales más pequeños, no solo a los grandes fondos de inversión, tras haberse desprendido del 27% de sus préstamos tóxicos desde la creación de la sociedad en 2012. En paralelo a esta estrategia, la Sareb ha contratado a Goldman Sachs para vender una cartera de 30.000 millones de euros en activos tóxicos, a la vez que planea romper con Solvia, Altamira Asset Management y Servihabitat cuando en 2021 venzan los contratos por los que comercializan sus pisos y garajes.

La Sareb tiene 15 años para desprenderse de la deuda

Por ley, la Sareb cuenta con un plazo máximo de 15 años desde que fue constituida para desprenderse de toda su deuda, por lo que todavía tiene una década para vender activos. Los ingresos de la sociedad proceden de la venta de inmuebles y carteras de créditos.

Por tanto, la sociedad tiene diez años para desprenderse de su cartera de activos y préstamos, formada en un 68% por créditos morosos y en un 32% por inmuebles, según la información de Expansión.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad