En la imagen, el expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont.

Alemania entregará a Carles Puigdemont por malversación

stop

La justicia alemana decide la entrega de Carles Puigdemont por un delito de malversación, no por el de rebelión que pedía Pablo Llarena

Barcelona, 12 de julio de 2018 (11:19 CET)

La Audiencia territorial de Schleswig-Holstein ha decidido este jueves entregar a España al expresidente catalán Carles Puigdemont por un presunto delito de malversación de fondos, pero no por el presunto delito de rebelión por el que están procesados el ex vicepresidente, Oriol Junqueras; y la mayor parte de los exconsejeros. Además, el tribunal no ha decretado medidas cautelares contra Puigdemont, que seguirá en libertad. El Tribunal Supremo solo podrá juzgar a Puigdemont por el delito por el que sea entregado.

"Las acusaciones de Puigdemont no son equivalentes al delito de alta traición y la perturbación del orden público según la ley alemana”, reza el texto del tribunal territorial alemán, que añade que "la magnitud de la violencia necesaria para la alta traición no fue alcanzada durante los altercados”. “Puigdemont aspiraba solo a la celebración del referéndum, tampoco ha sido el incitador de la violencia”, añade. 

La audiencia alemana descarta que Puigdemont corra riesgo de persecución política al ser entregado a España. "Con la malversación de fondos públicos, al perseguido se le acusa de un acto concreto castigado también por la legislación alemana, no por sus ideas políticas", sostienen los jueces de la región donde fue arrestado Puigdemont.

La defensa de Carles Puigdemont podría recurrir

En marzo Puigdemont fue detenido en Alemania e ingresó en la prisión de Neumünster, donde pasó 12 días y quedó en libertad condicional tras el pago de una fianza de 75.000 euros ya que el tribunal de Schleswig-Holstein rechazó el delito de rebelión, decisión que ahora ha confirmado y que podría ser objeto de recurso por parte de la defensa del expresidente catalán.

La fiscalía alemana ha defendido una postura distinta en el procedimiento judicial. En junio, trasladando la tesis del Supremo español, pidió la entrega del expresidente fugado por el delito de rebelión, argumentando que "la intensidad y dimensión de los violentos disturbios podrían haber servido para presionar al Gobierno para ceder a los separatistas". El ministerio público alemán añadió que Puigdemont fue advertido de "inminentes disturbios violentos" el 1 de octubre, pese a lo cual "ordenó" a los Mossos d'Esquadra que permitieran la votación. 

Las reacciones a la decisión del tribunal alemán no se han hecho esperar. El presidente de la Generalitat, Quim Torra, la ha considerado "una gran noticia" que a su juicio demuestra "una vez más los engaños y mentiras de una causa judicial que nunca debería haberse iniciado". "Será en Europa donde ganaremos", ha opinado en un mensaje publicado en su cuenta de Twitter.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad