Proyecto para el desarrollo urbanístico de Madrid Norte, la conocida como 'Operación Chamartín'

Almeida compromete más de 1.000M de inversión en Madrid Nuevo Norte

stop

El consistorio mantendrá las previsiones del expediente para las obras que deben empezar en 2020

Madrid, 25 de septiembre de 2019 (04:55 CET)

Madrid Nuevo Norte tiene previsto ver la luz verde definitiva para arrancar antes de que termine el mes de diciembre. Será entonces cuando las entidades privadas y las administraciones se pongan manos a la obra con el proyecto urbanístico "más ambicioso de Europa", según los propios ideólogos del plan. La aportación que corresponde al Ayuntamiento de Madrid será finalmente muy similar a la ideada al inicio del proyecto y superará los 1.000 millones de euros.

El consistorio, que ya dio su  en el pleno del 29 de julio — con el apoyo del PP y el respaldo de Ciudadanos, PSOE, Más Madrid y Vox— se comprometerá a una inversión relevante que, junto a la que debe acometer la parte privada, se situará entre los 7.000 y 7.500 millones aproximadamente.

La parte del ayuntamiento se cifra 1.153,78 millones de euros, casi la mitad de todo lo que deben asumir las administraciones públicas. Estas cifras, consultadas en las estimaciones que el consistorio detalló en su documentación en la primera revisión del plan, dividieron la partida entre la inversión en equipamiento (307 millones) e infraestructura (242). 

A ello se sumaron los gastos derivados de los servicios públicos básicos (334), actuaciones de protección y promoción social (113), producciones de bienes públicos de carácter preferente (69), las actuaciones de carácter económico (74) y las de carácter general (11).  

El importe se mantiene sin cambios, de acuerdo a fuentes municipales, antes de la votación definitiva, que se realizará en el mes de diciembre, tal y como aseguró la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz-Ayuso, a principios de septiembre. Otras fuentes recuerdan que pueden haber pequeñas variaciones tras la aprobación provisional, aunque todavía no se pueden conocer porque no son públicas.  

La inversión del ayuntamiento dirigido ahora por José Luis Martínez-Almeida no deberá iniciarse hasta el décimo año tras la puesta en marcha del proyecto. Una vez alcanzado esa parte del plan, el gasto anual crecerá progresivamente, desde los seis millones (primer año) hasta los 60 (último). 

El ayuntamiento no destinará ni un euro a inversión hasta que pasen diez años de la puesta en marcha del proyecto

De acuerdo a fuentes del sector, los tiempos podrían seguir unos cauces distintos a los que debe enfrentarse la parte privada del proyecto, asumida por la sociedad Distrito Castellana Norte (DCN), que está participada por BBVA, en un 75%, y la inmobiliaria San José (25%). 

La ley del suelo de la Comunidad de Madrid ha provocado que 250.000 metros de este proyecto se dediquen de manera obligatoria a equipamientos, principalmente zonas deportivas, recreativas, sanitarias y educativas.  

Sobre el papel es un proyecto sostenible para el consistorio. El Ayuntamiento de Madrid gastará 551 en la primera fase, destinará 603 en la segunda e ingresará 1.516 millones sumando ambos periodos, es decir, tendrá un saldo positivo de 362 millones. 

BBVA y San José, a la búsqueda de socios

La enorme envergadura del proyecto es precisamente uno de los causantes de que BBVA y San José, que solo han desembolsado 168 millones de euros hasta ahora, estén buscando socios para avanzar. Inversores extranjeros como los dueños de Canary Wharf, vinculado a Brookfield y al fondo soberano Qatar Investment Authority, han mostrado su interés por el proyecto, según adelantó Expansión

La operación tendría sentido, en primer lugar, para BBVA. El banco presidido por Carlos Torres eliminaría su exposición al ladrillo, monetizaría su posición en DCN e inyectaría nuevos fondos para ir más rápido en los trabajos de construcción. La constructora San José también saldría beneficiada. Los gallegos están intentando todavía salir de la crisis que sufrió la industria tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria.

Madrid Nuevo Norte, heredero de la Operación Chamartín, es un macroproyecto que incluye la construcción de 10.485 viviendas, además de 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas y 103.000 metros cuadrados de uso comercial. Lleva 20 años sobre la mesa, pero está a punto de arrancar. La previsión es que, cuando lo haga finalmente a finales de este año, queden otras dos décadas para ver finalizado el proyecto.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad