Bustos se ve obligado a abandonar la alcaldía de Sabadell

stop

CASO MERCURIO

Manuel Bustos, en el centro de la imagen.

04 de diciembre de 2012 (13:12 CET)

Manuel Bustos dejará de ser el acalde de Sabadell, al menos, temporalmente. Así lo ha anunciado este martes, aunque ha dejado claro que este abandono no supone una dimisión. “No renunciaré nunca a seguir trabajando para Sabadell”, ha asegurado.

Esas son sus palabras, habituales cuando un responsable político deja su cargo, con la idea de volver cuando la situación se esclarezca, aunque la presunta trama de corrupción ya ha dejado a Bustos, pase lo que pase, en una situación política muy delicada.

Tras la declaración ante el fiscal

La decisión de Bustos de apartarse durante "algunas semanas" del Ayuntamiento intenta calmar la polémica creada tras su imputación en el caso Mercurio que investiga una presunta trama de corrupción urbanística, y que le llevó a declarar ante el juez y el fiscal anticorrupción el pasado sábado por espacio de seis horas.

El nuevo alcalde accidental de Sabadell será Juan Carlos Sánchez. Es el número dos de Bustos y antiguo responsable del área de urbanismo del ayuntamiento.

“Me desplazo unos centímetros”, ha asegurado Bustos, con la determinación de seguir en activo y volver a dirigir el municipio. Antepone, según sus palabras, “el interés de la ciudad de Sabadell” sobre el suyo personal.

El también ex secretario de política municipal del PSC, ha insistido en que es víctima de una “injusticia” y ha reiterado la defensa de su gestión y de su equipo.

Imputado por varios delitos

En el interrogatorio del pasado sábado, el fiscal trató de contrastar los hallazgos de la investigación con las palabras del propio Bustos. Y mantuvo al ya ex alcalde de Sabadell como imputado por diferentes delitos: malversación de fondos públicos; tráfico de influencias; delito contra la Administración Pública y omisión del deber de perseguir delitos.

El PSC ha mostrado durante todos estos días su confianza en Bustos. Su primer secretario, Pere Navarro, aseguró que, conociendo “su manera de actuar” no le quedaba duda sobre su inocencia, así como la del secretario de organización, Daniel Fernández, imputado también por un asunto colateral a la trama.

Los socialistas catalanes prefirieron esperar, y no reclamaron la dimisión de Bustos, al considerar que se trataba de un caso muy distinto al que afectó al alcalde de Santa Coloma de Gramenet, Bartomeu Muñoz, que sufrió la llamada “pena del telediario”, al salir esposado tras su detención por la investigación del caso Pretoria.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad