stop

Jordi Turull se ha prodigado a través de Twitter en ataques hacia el resto de formaciones que no comparten su hoja de ruta independentista

Economía Digital

Jordi Turull, el consejero de Presidencia, asegura que el referéndum se realizará con las garantías "de siempre", brindando a un auto de fe. EFE/Toni Albir

Barcelona, 14 de julio de 2017 (15:13 CET)

Jordi Turull será la voz del gobierno de la Generalitat en su camino hacia el referéndum del 1 de octubre. Ha substituido a Neus Munté al frente de la consejería de presidencia y como portavoz. No se muerde la lengua. En las últimas semanas ha dirigido dardos a través de Twitter contra todos aquellos que ponían en duda la hoja de ruta del gobierno catalán. Se le considera el hooligan del nuevo ejecutivo de Carlos Puigdemont. Un hooligan de tuit fácil.

Ha abierto una guerra sin cuartel contra los comuns y Podemos, desde Ada Colau a Pablo Iglesias, por no considerar vinculante el referéndum.

Ha bromeado repetidamente sobre la actitud de los diputados de Catalunya sí que es pot (CSQP) por advertir contra los planes independentistas de la Generalitat. Ha centrado sus iras en Lluís Rabell, presidente del grupo, y Joan Coscubiela, su portavoz.

Ha dedicado mensajes al gobierno de Mariano Rajoy. Su diana preferida ha sido Soraya Sáenz de Santamaría. Está molesto porque desde las instituciones del Estado se les haya advertido de posibles sanciones económicas. Curiosamente, ha mostrado más virulencia contra la izquierda no independentista que contra la derecha. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad