La alcaldesa Ada Colau, en el Colegio de Periodistas de Barcelona. /EFE/Alejandro Garcia

Colau declara su guerra al coche: impondrá cortes los fines de semana

stop

La alcaldesa de Barcelona anuncia un plan para restringir el tráfico rodado en las principales arterias del centro de Barcelona

23 de enero de 2020 (20:34 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona cortará al tráfico algunas de las principales calles de Barcelona los primeros fines de semana de cada vez. Estos cortes se iniciarán el próximo marzo en la calle Argón, una de las grandes arterias ciudadanas, según anunció la alcaldesa, Ada Colau, este jueves en el tradicional encuentro con los afiliados del Colegio de Periodistas de Barcelona.

Colau señaló que es una prueba que realizarán con la intención de “pacificar” las “autopistas urbanas” de la ciudad. Afectará a la calle Aragón, pero también ala Via Laietana y Creu Coberta. No se hará de golpe, sino de forma paulatina en los próximos años. Colau insistió en que “los vehículos tienen una funcionalidad pero no pueden ocupar la centralidad”.

También se propone cortar un amplio sector del Eixample al tráfico el próximo 23 de abril, festividad de Sant Jordi. Colau ha lanzado una cruzada contra el automóvil particular.

Esta actuación se enmarca en las medidas ambientales y de lucha contra la emergencia climática que se han convertido en el eje de la política de Colau. Defendió la reducción de vehículos en circulación en el interior de la ciudad. Recalcó que la zona de bajas emisiones (ZBE) que se aplica desde este 1 de enero “es un proceso irreversible que no tendrá marcha atrás porque está en juego nuestra salud”.

Insistió en que “debemos sacar los vehículos más contaminantes sí o sí”. Aseguró que ahora hay menos vehículos en circulación: 7.000 ciudadanos han entregado sus viejos automóviles para ser desballestados a cambio de la tarjeta verde, con la que podrán circular gratuitamente durante tres años por la red de metro y bus.

En paralelo, el gobierno municipal impulsa nuevas medidas como un control ambiental más exhaustivo en los entornos de los colegios y la creación de más supermanzanas, donde no se permite el tráfico rodado.

Rivalidad con Madrid/ Colau precisó que no pretende convertir Barcelona en la cocapital de España, como han anunciado algunos medios, sino en la “colíder” junto a Madrid por su importancia económica y social.

Evitó entrar al trapo contra Isabel Díaz Ayuso, la presidenta de la comunidad madrileña, que se mostró dispuesta a quitar la feria del Mobile a Barcelona. Aseguró que no le causó ninguna sorpresa que John Hoffman, consejero delegado de la patronal de telefonía móvil GSMA, confirmara su apuesta por Barcelona porque “nunca lo dude”.

Sobre los dardos que le lazó Díaz Ayuso, Colau indico que ella misma “se ha convertido en su propia enemiga. La gente está cansada de los políticos que se pelean y buscan discrepancias. Debemos cooperar y no buscar el enfrentamiento”.

Parafraseando a Pasqual Maragall, defendió la colaboración entre territorios al recordar que “lo que es bueno para Barcelona, también lo es para Cataluña y España”.

Presupuestos / Agradeció la decisión delos grupos de la oposición municipal de ERC y Junts per Catalunya de apoyar la aprobación de los presupuestos municipales. Recordó que, desde los primeros ayuntamientos democráticos, no se consigue un apoyo tan amplio a las cuentas, con 33 de los 41 concejales del pleno. Se mostró confiada en que, a continuación, se aprobarán los presupuestos de la Generalitat, que cuentan con el apoyo del partido de Colau, y los del Estado.

Turismo / Colau se mostró encantada con los visitantes aunque advirtió que está “en contra del turismo descontrolado que genere especulación y echa a los vecinos de sus barrios”. Cuando se le preguntó por si apostaba por un turismo de “más calidad”,  indicó que no es partidaria de “un proceso de selección de turistas” y añadió que “no quiero solo que venga gente rica, sino de todas las clases, pero de forma equilibrada”. Defendió la moratoria hotelera en el centro de la ciudad con el argumento de que “incluso los turistas se quejan de que hay demasiados turistas”.

Inseguridad / Reconoció que aumentó la percepción de inseguridad y que se han incrementado los delitos, especialmente los hurtos. No obstante, a continuación aseguró que los rankings internacionales sitúan a Barcelona entre las ciudades más seguras del mundo. Afirmó que “el buen funcionamiento de las administraciones públicas y que haya presupuestos” contribuirá a mejorar la seguridad.

Antes de empezar su intervención, la alcaldesa mandó un recuerdo para David Caminada, el periodista del Ayuntamiento de Barcelona que falleció este miércoles a consecuencia de la puñalada que recibió dos días antes cerca de la plaza de Sant  Jaume. Colau calificó este suceso de “muerte horrible, cruel, irracional”. Mostró su apoyo a las tres personas asesinadas después de que el juez las atribuyera a la misma persona, un joven de nacionalidad sueca que actúo sin motivo. La alcaldesa recalcó que David era un “trabajador muy apreciado” en la casa consistorial. Dio el pésame a su viuda, la también periodista Cristina Palomar.

Quim Torra/ Respecto a la decisión del Tribunal Supremo de mantener la inhabilitación de Quim Torra, Colau indicó que esta cuestión no la puede resolver la Junta Electoral Central ni ningún tribunal judicial porque compete al “voto de los ciudadanos”. Añadió que, más allá de las diferencias con Torra, que calificó de “amplias”, la judicialización de la política “no resolverá nada”.

Cargó contra la “falta de diálogo con el PP” y contra la vía unilateral de los independentistas: “estos caminos se han agotado, ni la vía de la represión ni la de judicialización, el camino a seguir es el diálogo y la negociación, que significa renunciar a las posiciones de máximos”. Sobre esta vía, indicó que “no soy ingenua, no es fácil ni rápida, pero el diálogo y la negociación son el único camino posible”.

Referéndum / Recordó que siempre ha apostado por el derecho a  decidir: “no soy nacionalista, no soy independentista, pero soy demócrata”. No obstante, advirtió que solo un referéndum no solucionará el actual conflicto catalán.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad