Colau se ha puesto a los sindicatos de la Guardia Urbana en contra por el protocolo de actuación en desalojos de viviendas ocupadas. EFE

Colau infló el coste real de los servicios funerarios

stop

Colau evaluó el gasto medio en unos 6.500 euros cuando un reciente informe de la Universidad Pompeu Fabra lo sitúa en 3.190 euros, menos de la mitad

Economía Digital

Colau se ha puesto a los sindicatos de la Guardia Urbana en contra por el protocolo de actuación en desalojos de viviendas ocupadas. EFE

Barcelona, 14 de marzo de 2017 (13:42 CET)

El gasto medio (sin IVA) de las familias de Barcelona por un servicio funerario es de  3.190 euros, según un informe de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) coordinado por el catedrático Oriol Amat y por el economista Marc Oliveras.

Este estudio, elaborado a partir de los datos auditados de las tres empresas funerarias que operan en la ciudad, contradice los datos que ofreció el primer teniente de alcalde, Gerardo Pisarello, para justificar la creación de una funeraria municipal. Pisarello evaluó el gasto medio en 6.500 euros, basándose en un informe de la OCU del 2013, cuando este informe de la UPF lo sitúa en 3.190 euros, algo menos de la mitad de lo que anunció el Ayuntamiento de Ada Colau.

El gasto funerario medio aumentó un 7,14% en el período 2010 a 2012 y, desde entonces, ha decrecido un 7,32% fruto de la crisis económica, el aumento de la competencia en la ciudad y el incremento del IVA vigente desde 2012, según destaca el estudio de la UPF.

Aumenta el número de seguros de defunción

Cada vez se contratan más seguros de defunción. El porcentaje de los sepelios cubiertos por un seguro ha aumentado del 59,57% al 75,63% entre 2010 y 2016. Un crecimiento debido principalmente al envejecimiento de la población asegurada y al gran crecimiento de los seguros de defunción de prima única en los últimos años. Los distritos con menor renta per cápita se corresponden con los de población más asegurada.

Tan sólo un 20% de las familias barcelonesas debe afrontar el gasto funerario en el momento del fallecimiento de un familiar si se descuentan los asegurados y los que reciben el servicio gratuito. Las mismas empresas funerarias corren con los gastos del 4,4% de la población que no dispone de recursos, A diferencia de lo que sucede en otras ciudades españolas en las que es la administración pública quien subvenciona los servicios funerarios de las familias con pocos recursos, en Barcelona el coste íntegro de estos servicios es asumido por las operadoras.

El gasto varía en función de la renta de cada barrio

El gasto funerario varía sustancialmente según la renta de los distritos de la ciudad. A medida que aumenta la renta per cápita, más elevado es el gasto funerario.  En el caso de las familias sin cobertura por un seguro de defunción (24,37% del total), la variación del gasto (sin IVA) por distrito puede ir desde los 3.474€ en Ciutat Vella hasta los 6.245€ en Les Corts.

El gasto funerario de una familia se distribuye entre la administración pública, que recibe un 36% en concepto de gastos vinculados al destino final (cementerio, inhumación, cremación, urna e impuestos) y las empresas funerarias a las cuales va a parar un 49% del gasto en concepto de traslado, acondicionamiento, ataúd, velatorio y ceremonia. A ellos cabe sumar otros servicios complementarios como las flores, certificados, esquelas o lápidas que representan el 15% del total.

El  consumo de estos servicios varía según las preferencias de las familias y, por tanto, el gasto funerario depende de su libre elección.

El IVA aplicado es de los más altos de Europa

En otros países el gasto medio es más elevado. Por ejemplo, en Estados Unidos se sitúa entre los 5.500 y los 8.000 euros; en el Reino Unido es de 4.266 y en Francia de 4.051, que son importes superiores a los 3.190 euros de Barcelona.

El IVA que se aplica a los servicios funerarios en España es del 21% desde 2012. Es uno de los más altos de Europa. En la mayoría de países estos servicios están exentos o se aplica un IVA reducido. En Europa, solo Letonia, Lituania, Grecia, Hungría y Croacia aplican un tipo impositivo igual o mayor que en España. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad