Colau en su primera reunión con Torra

Colau lanza un aviso a Quim Torra antes de negociar los presupuestos

stop

Los comunes de Colau afean el recorte del gasto público anunciado por el Govern de Torra y avisan que no quieren "más sorpresas de verano"

Barcelona, 09 de agosto de 2019 (19:48 CET)

Una semana después del primer acercamiento entre Quim Torra y Ada Colau para explorar un intercambio de favores y negociar la viabilidad de los presupuestos de la Generalitat y del Ayuntamiento de Barcelona, los comuns y el Govern chocan. La orden del vicepresente catalán Pere Aragonès de recortar el gasto del sector público, anunciada el jueves, incomoda a Catalunya En Comú Podem por la forma y el fondo.

En una orden publicada esta semana en el Diari Oficial de la Generalitat (DOGG), el Govern informó de que las empresas participadas por la Generalitat deberán asumir una rebaja del 6%. Aragonès ordenó cerrar la caja del Ejecutivo catalán, excepto para servicios esenciales, el pago de nóminas y las subvenciones e inversiones ya comprometidas, con el objetivo de hacer cumplimiento del objetivo de déficit.

Dos meses antes de la presentación del proyecto de presupuestos de la Generalitat, Aragonès urge a todas las entidades públicas catalanas poner en marcha el ahorro y las obliga a comunicar el importe del ajuste a realizar en su presupuesto de gastos antes del miércoles de la próxima semana. Si el ajuste es imposible, el departamento del que dependa la entidad debe compensarlo con una rebaja en otras instituciones.

Lo primero que enoja a los comunes es el momento: lamentan que Torra no comunicara la decisión en el último pleno del Parlament y que haya decidido hacerlo ya iniciado agosto, algo que se antoja poco "transparente". Y de cara a la negociación de los próximos presupuestos, demanda que "acordemos con tiempo, sobre todo la reforma fiscal, para no repetir los errores de bulto del año pasado y tener que hacer recortes en julio".

Colau se planta ante Torra

Más allá de los recortes que pide Aragonès, lo de En Comú Podem es una forma de plantarse ante las negociaciones de las cuentas; una forma de enviar un mensaje a Aragonès: no aceptaremos cualquier proyecto presupuestario del Govern Torra, y nos vamos a hacer oír. Con el apoyo de JxCat, Colau podría entonces aprobar unos presupuestos sin tener que someterse a mociones de confianza, como ha hecho hasta ahora.

Para que el mensaje sea claro, los comuns registraron este viernes una solicitud en el Parlament para que Aragonès comparezca antes del 16 de agosto en la Diputación Permanente de la Cámara catalana para "informar sobre el recorte presupuestario de un 6% aprobado por la Conselleria de Economía y Hacienda".

"Ya avisamos que si no había presupuestos generales y catalanes a final de año la situación de tesorería sería complicada", dijo el diputado de los comuns, David Cid. "El Govern nos tendrá a su lado para negociar un nuevo sistema de financiación, para presionar contra el techo de gasto o para exigir las inversiones justas para Cataluña. Pero no puede dejar de lado su responsabilidad", añadieron fuentes del partido consultadas por Europa Press.

"No queremos más sorpresas de verano sobre nuestros derechos", añadieron las fuentes.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad