consejera de Presidencia, Meritxell Budó, con la alcaldesa Ada Colau este lunes en el ‘pati dels tarongers’ del palacio de la Generalitat. La reunión de la comisión mixta generalitat-Ayuntamiento se saldó con un buen clima, pero con escasos acuerdos. /EF

Colau y Torra despejan el camino para los presupuestos

stop

La alcaldesa Colau y la consejera Budó piden “soluciones políticas” para superar el conflicto catalán

Economía Digital

consejera de Presidencia, Meritxell Budó, con la alcaldesa Ada Colau este lunes en el ‘pati dels tarongers’ del palacio de la Generalitat. La reunión de la comisión mixta generalitat-Ayuntamiento se saldó con un buen clima, pero con escasos acuerdos. /EF

Barcelona, 25 de noviembre de 2019 (18:46 CET)

El Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat no sólo apostaron este lunes por el “diálogo y la negociación” para encontrar “soluciones políticas” al conflicto catalán, sino que también se emplazaron a un esfuerzo para aprobar los presupuestos de ambos gobiernos. Así lo expresaron la alcaldesa Ada Colau y la consejera Meritxell Budó después de la reunión de la comisión mixta Generalitat-Ayuntamiento.

Colau y Budó escenificaron este lunes una cierta distensión, que no tiene nada que ver con el clima de tensión vivido en la anterior reunión de la comisión, en julio de 2018, cuando Colau tuvo como interlocutora a Elsa Artadi.

En esta ocasión, los representantes del Ayuntamiento y la Generalitat no se tiraron los platos por la cabeza, aunque tampoco alcanzaron grandes acuerdos. El más destacado es que ambos gobiernos están de acuerdo en incrementar la tasa turística. Precisamente, esta cuestión abre la puerta a pactos de mayor calado, como los presupuestos.

El consistorio barcelonés aprobó el incremento de la tasa turística en el pleno del pasado septiembre. Sin embargo, para llevarla a cabo, es necesario que tanto el Ayuntamiento como la Generalitat aprueben sus respectivos presupuestos, en los que se incluirán los ingresos previstos por esta medida.

Colau deberá incluir el incremento de la tasa turística en los presupuestos municipales, todavía en negociación. Y además, el gobierno de Quim Torra deberá contemplarla en la ley de acompañamiento de los presupuestos autonómicos, que todavía no se han presentado en el parlamento.

Recargo de 4 euros

Si no se superan los dos trámites presupuestarios, el incremento de la tasa quedará en agua de borrajas. El recargó será de un máximo de 4 euros. Según las previsiones, supondría un incremento de 100 millones de euros durante el que queda de legislatura. Este importe se destinaría a mejoras del sector turístico.

En realidad, el incremento de la tasa turística fue una propuesta de ERC, que ahora requiere que Ayuntamiento y Generalitat se pongan en sintonía. Se abre una puerta a la colaboración para que puedan aprobar sus presupuestos.

En rueda de prensa, el primer teniente de alcalde, el socialista Jaume Collboni, reconoció que no se han producido más avances en la reunión de la comisión mixta de este lunes. La Generalitat mantiene una deuda histórica con la ciudad, aunque en la actualidad se ha reducido a unos 25 millones de euros.

No obstante, no se ha desbloqueado la negociación de la financiación de las guarderías. La Generalitat no aportó en los últimos años la parte que le correspondía.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad