El Banco Central Europeo condenará a Grecia al corralito

stop

Mario Draghi cortará la ayuda de emergencia al sistema bancario heleno, según la BBC; Grecia necesitaría medidas de control monetario y algunos bancos podrían no abrir el lunes

Ciudadanos griegos, ante un cajero automático el sábado en Atenas

Barcelona, 28 de junio de 2015 (11:09 CET)

El Banco Central Europeo (BCE) condenará a Grecia al corralito financiero. El Consejo de Gobierno decidirá el domingo poner fin a la asistencia financiera de emergencia al sistema bancario heleno para hacer frente a la masiva fuga de capitales que sufre el país desde 2014, según la BBC. La medida sería un mazazo para los bancos griegos, que necesitarán controles de capital. Algunos analistas creen que algunas oficinas no podrán abrir el lunes por falta de líquido, añade el canal británico.

El fin de la asistencia de liquidez de emergencia (ELA, por sus siglas en inglés), si se confirma, llegaría pocas horas después que el Parlamento griego diera luz verde al referéndum sobre la última propuesta de programa de ajustes de la troika (BCE, Comisión Europea y Fondo Monetario Internacional) para que el estado siga recibiendo ayuda.

El cambio de rumbo también tendría lugar menos de 24 horas después que Grecia abandonara el Eurogrupo. El sábado, el grupo de trabajo de los ministros de Finanzas y Economía de la Eurozona ha alertado de que "hará todo lo posible por proteger la estabilidad de la zona euro". En un velado comunicado, el Eurogrupo ha avanzado que Grecia podría necesitar "controles de capital", esto es, restricciones a la obtención de líquido por parte de los ciudadanos.

Mayoritaria

El Eurosistema –el BCE más los 19 bancos centrales de la Eurozona-- pueden cortar la ELA siempre que una mayoría de dos tercios del consejo de gobierno lo avale. El órgano puede decidir interrumpir la línea de ayuda de emergencia si cree que la misma "va en contra de sus objetivos y trabajo". En otras palabras, si la ayuda no contribuye a la estabilidad financiera de los 19 estados miembros de la UE que usan el euro como moneda nacional.

La decisión final la tomará una reunión extraordinaria del Consejo de Gobierno el domingo.

Cualquiera el mecanismo, la decisión del BCE supondría un golpe fatal para el sistema bancario griego. Desde noviembre de 2014, los bancos del estado heleno han dejado ir más de 48.000 millones de euros en una fuga de capitales que se ha agudizado a medida que el país entraba en barrena. Mientras, el BCE inyectaba capital en el sistema bancario por una cifra cercana a los 27.000 millones de euros, manteniéndolo a flote.

Semana límite

Ahora, no obstante, el fin de las negociaciones de Grecia con los acreedores y la convocatoria de un referéndum para el 5 de julio podrían poner fin a la ayuda. Así, los bancos griegos no llegarían al próximo domingo, asegura la BBC, cuando Alexis Tsipras ha convocado a los griegos a las urnas.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad