El Constitucional suspende la declaración soberanista del Parlament

stop

CHOQUE INSTITUCIONAL

Artur Mas y Oriol Junqueras, en una imagen de archivo en el Parlament./EFE/Toni Albir

08 de mayo de 2013 (14:23 CET)

El Gobierno central tomó una decisión hace meses. Consideró que estaría abierto al diálogo con el Govern de la Generalitat, pero sin dejar pasar ni una, si consideraba que se podía vulnerar algún principio de la Constitución. Y no dudó en recurrir la primera declaración soberanista del Parlament, en enero de este año.

El Tribunal Constitucional ha admitido a trámite, finalmente, el recurso, lo que implica, en la práctica, suspender aquella declaración que acordaba que Catalunya era un sujeto jurídico y político, desafiando abiertamente la Constitución, que deja claro que el titular de la soberanía española es el pueblo español, y que una parte de ese todo no podía autoproclamarse soberano.

El problema que evidenció el PSC

Entonces el PSC tuvo un grave problema interno. Cinco de sus diputados no votaron ni a favor, ni en contra de la resolución en el Parlament. La mayoría de los diputados socialistas votaron en contra, precisamente, con la alegación de que era una declaración que iba en contra de la Constitución.

En el recurso del Gobierno, la abogacía del Estado ya apuntó que la resolución era "un desafío abierto contra la Constitución". Y señalaba que "sólo una decisión de la soberanía del pueblo español podría reconocer de manera constitucionalmente válida la soberanía del pueblo de Cataluña".

El Constitucional suspende, con su decisión, la declaración, que, de hecho, no tenía efectos prácticos, durante cinco meses, en tanto no decida sobre el fondo del asunto.

¿Plan Ibarretxe?

La cuestión es que es la primera vez que el TC suspende un acuerdo adoptado por un parlamento autonómico. Hay un precedente, pero que no se ha considerado, en ningún caso, como algo similar. Se trata del Plan Ibarretxe, que el lehendakari llegó a presentar en el Congreso, tras ser aprobado en el parlamento vasco.

El alto tribunal había pedido, previamente, al Parlament cuál de las dos declaraciones del Parlament consideraba válidas, en referencia a una segunda resolución, aprobada en marzo, que sí recibió el apoyo del PSC, además del voto de CiU, ERC, ICV y la CUP. En ella, sin embargo, se pedía diálogo con el Gobierno central. El Parlament respondió que las dos eran válidas, y el Constitucional ha acabado anulando la primera, la de enero.

Aquella primera resolución recibió el apoyo del 63% de los diputados del Parlament, por el 77% de la segunda votación de marzo.

Choque institucional

La decisión encona el debate político entre el Gobierno central y la Generalitat. Este mismo miércoles, el President Artur Mas, ha asegurado en el Parlament que “si es necesaria la confrontación, habrá confrontación”, en referencia a la batalla por ampliar el objetivo de déficit para 2013. La Generalitat pide un porcentaje cercano al 2%, mientras que, por ahora, el Gobierno central sólo se compromete a ampliar mínimamente el 1,2% fijado para todas las comunidades.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad