El enchufado de Aguirre en el Ayuntamiento de Madrid sólo ha trabajado como dependiente

stop

Ángel Carromero, exdirigente de Nuevas Generaciones del PP y asesor del grupo municipal, únicamente acredita experiencia en la empresa privada como comercial en El Corte Inglés

Ángel Carromero en una convención del PP.

Madrid , 10 de abril de 2016 (01:00 CET)

Ángel Carromero, dirigente de las juventudes del Partido Popular y asesor con nivel 28 (alto cargo) del Ayuntamiento de Madrid, sólo ha podido acreditar como experiencia en la empresa privada un cargo como dependiente de El Corte Inglés.

En su currículum, hecho público junto con otros 121 cargos designados a dedo por los grupos políticos en el Ayuntamiento de Madrid, Carromero intenta engrosar su experiencia en la empresa privada, que sólo consta de una línea, con el supuesto cargo de "colegiado del Colegio de Abogados de Madrid".

El amigo de Esperanza Aguirre ha sido contratado por el Grupo Municipal Popular para dar apoyo a los concejales, hacer informes y procesar las peticiones de información que desde el partido se trasladan al gobierno, según explican desde la agrupación. Se trata de la figura de "cargo de confianza" que todos los partidos defienden como necesaria para la operativa de los grupos municipales.

Para el puesto, el PP no ha podido encontrar a ningún profesional entre los 27.000 trabajadores del Ayuntamiento que han ganado su plaza con concurso público. Aguirre ha designado a dedo al líder de Nuevas Generaciones que acredita una dilatada trayectoria como "asesor", "consejero" y "vocal vecino".

Curso en Nueva York

Licenciado en Derecho y en Administración de Empresas, Carromero también ha publicado en su currículum que tiene un nivel medio de francés, la única lengua extranjera que acredita, a pesar de haber realizado en inglés los seminarios Inside New York Program: Business, Banking and Internacional Relations. 

Desde el Partido Popular consideran injusto que se cuestione los méritos de Carromero y explican que ni la experiencia laboral ni las titulaciones académicas demuestran por sí solas la valía de un profesional. Su partido lo defiende como un trabajador dedicado, que asiste con asiduidad al Ayuntamiento.

Los grupos municipales que formaron parte de la oposición del PP aseguran que el partido convirtió al Ayuntamiento de Madrid en un "cortijo" de los populares y que muchos de loa asesores y cargos de confianza ni siquiera se aparecían por el Ayuntamiento.

El concurso

El debate sobre los criterios que debería aplicar la administración pública ha saltado a la palestra cuando el gobierno de Manuela Carmena ha publicado un listado con más de 120 trabajadores eventuales en los que hay, al menos, 22 asesores y expertos contratados por el Ayuntamiento y los partidos políticos que no tienen titulación universitaria.

Los funcionarios públicos defienden que la entrada de trabajadores a la administración debería ser por concurso y siguiendo los criterios consagrados en la Constitución para este tipo de cargos: igualdad, mérito y capacidad. Estos principios difícilmente se cumplen cuando los partidos fichan a colaboradores que cobran de las arcas públicas y cuya única experiencia que pueden acreditar es, precisamente, la de trabajar como asesores y colaboradores de los partidos políticos.

Carromero tendría un difícil ingreso a la administración pública como funcionario, debido a que el gobierno español validó la cuestionada condena en Cuba por su supuesta responsabilidad en el accidente en coche que costó la vida al opositor Oswaldo Payá. Para la mayoría de oposiciones se exige a los candidatos no tener antecedentes penales.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad