El espíritu de la novela negra de Dolores Redondo triunfa en el Premio Planeta

stop

La escritora vasca es galardonada por su obra 'Todo esto te daré', mientras que Marcos Chicot se corona finalista con 'El Asesinato de Pitágoras'

Dolores Redondo, ganadora del Premio Planeta 2016. / EFE

Barcelona, 15 de octubre de 2016 (23:50 CET)

Se desveló la incógnita del mayor premio literario privado en español: el Premio Planeta, en su 65 edición, fue para la escritora Dolores Redondo (que se presentó bajo el seudónimo de Jim Hawkings) por Todo esto te daré. Dotado con 601.000 euros para el ganador, sólo le supera el Nobel en cuanto a dotación económica, y se han presentado 552 originales en el certamen.  

Nacida en San Sebastián en 1969, Redondo es reconocida por ser una de las escritoras de novelas negras más destacadas, donde brilla en su Trilogía del Baztán, uno de los fenómenos de la literatura española más interesantes: sus tres libros, El guardián invisible, Legado en los huesos y Ofrenda a la tormenta han superado el millón de lectores, y tendrá con una adaptación cinematográfica.

Marcos Chicot, nacido en Madrid en 1971, es licenciado en Psicología Clínica, así como en Psicología Laboral y en Económicas. Se lanzó a la literatura en 1997 con Óscar, y al año siguiente ganó el Premio de Novela Francisco Umbral por el Diario de Gordon.

Con El diario de Pitágoras logró un auténtico boom, ya que se ha convertido en el ebook en español más vendido del mundo en 2013-2016. Su obra ganadora, El asesinato de Sócrates fue presentado con el seudónimo de Óscar García, y fue dedicada a su hija Lucía, que tiene síndrome de Down. "Si no fuera por ella no sería escritor", dijo. 

La entrega del premio estuvo presidida por el rey Felipe VI, acompañado de la reina Letizia Ortiz. El presidente del Grupo Planeta, Josep Creuheras, fue el anfitrión ante las personalidades invitadas, como la ministra de Fomento Ana Pastor o el presidente catalán Carles Puigdemont.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad