El Fiscal jefe de Catalunya, en la cuerda floja

stop

DECLARACIÓN SOBERANISTA

Rodríguez Sol, en su acto de posesión del cargo, en julio de 2012./EFE/Toni Garriga

04 de marzo de 2013 (19:09 CET)

Es un hombre a quien le gusta precisar los términos, pero también es partidario de hablar de las situaciones de actualidad con cierta transparencia. Ahora, sin embargo, el Fiscal jefe del Tribunal Superior de Justícia de Catalunya, Martín Rodríguez Sol, se ha colocado él mismo en una situación muy embarazosa, que le puede costar el cargo.

Este fin de semana aseguró, en la Cadena Cope, que no le merecía “ningún crédito” las informaciones sobre las supuestas cuentas suizas de Artur Mas y Jordi Pujol; afirmó en una entrevisa a Europa Press que la consulta sobre el derecho a decidir en Catalunya se debería realizar, buscando una cobertura legal, y este lunes ha rectificado al precisar que no apoya ningún proyecto secesionista. Por todo ello, el Fiscal General del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha anunciado el inicio de los trámites para destituirlo.

Remoción


La Fiscalía ha comunicado que Eduardo Torres-Dulce ha firmado un decreto por el que se inician los trámites para llevar a efecto “un expediente de remoción” del cargo al Fiscal Superior de Catalunya. La Fiscalía se acoge al artículo 41.5 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, donde se precisa que los Fiscales jefes podrán ser removidos por el Gobierno a propuesta del Fiscal General del Estado.

De nada, por tanto, puede que le sirva la rectificación que Rodríguez Sol había constatado este mismo lunes. El Fiscal jefe de Catalunya asegura, en un comunicado, que entiende que “no es posible un referéndum sobre la independencia con el actual marco legal, que comparte, respeta y acata”.

Defensa de la legalidad

Previamente, el Fiscal admite, también, que su misión primordial es “la defensa de la legalidad, bajo la dirección del Fiscal General del Estado”. Pero Rodríguez Sol se mantiene en las tesis defendidas este fin de semana según las cuales una Ley de Consultas del Parlament permitiría “preguntar al pueblo de Catalunya sobre cuestiones distintas que afecten a sus intereses, pero sin que se pueda utilizar para soslayar las leyes vigentes”.

Es decir, no niega que el Gobierno catalán pueda buscar alguna salida legal para permitir el derecho a decidir. “Al pueblo hay que darle la posibilidad de expresar lo que quiere; en general a cualquier pueblo”, aseguró. Pese a todo, insistía en encontrar soluciones acordadas: “Yo creo que al final los legisladores tienen que ser conscientes de que legislan para los ciudadanos y tienen que buscar el bien común de todos y ver si la unidad nos fortalece o puede llevar a hacernos más débiles”.

Carácter conservador

El fiscal Martín Rodríguez Sol fue ratificado en su cargo en julio del pasado año, a propuesta, precisamente, de Torres-Dulce, y obtuvo 11 de los 12 votos posibles del Consejo Fiscal. Durante años, Rodríguez Sol fue el presidente de la Asociación de Fiscales, de carácter conservador.

Tanto CiU como el PSC se han mostrado este lunes de acuerdo con las palabras del Fiscal. Para Oriol Pujol, sus declaraciones muestran que “hay una gran mayoría política y social” a favor del derecho a decidir, siempre que se encuentre una fórmula legal. Según Oriol Pujol, CiU “ha defendido en todo momento” esa fórmula, aunque, inicialmente, el President Artur Mas aseguró que la consulta soberanista se debería realizar “sí o sí”.

Para el portavoz del PSC, Jaume Collboni, las declaraciones de Rodríguez Sol van en la línea de lo que defienden los socialistas, una consulta, siempre que se llegue a un acuerdo, y de forma pactada.

A pesar de todo ello, el Fiscal Jefe de Catalunya puede tener los días contados.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad