El impuesto de la basura subirá un 1 % a partir de octubre en Catalunya

stop

ACTUALIZACIÓN DEL IPC

01 de agosto de 2011 (12:53 CET)

El impuesto de la basura que pagan los catalanes subirá un 1 % de media a partir de octubre, fruto de la actualización del canon que pagan los ayuntamientos por cada tonelada de basura que no reciclan.

El director de la Agencia Catalana de Residuos (ARC), Josep Maria Tost, ha calculado que este aumento del recibo representará alrededor de 1 euro para cada familia catalana, que paga entre 100 y 150 euros anuales de media.

La subida se producirá cuando los ayuntamientos repercutan en los recibos el aumento del canon que paga cada consistorio por tonelada de basura que no recicla, y que pasará de 10 a 12 euros en el caso de los residuos que acaban en el vertedero y de 5 a 5,5 euros en caso incineración.

La actualización de las tarifas corresponde al IPC acumulado desde 2004, ha explicado Tost, ya que el tripartito no lo actualizó y ello ha reducido un 20 % la efectividad de un canon que pretende incentivar el reciclaje.

"Sale más barato llevar la basura al vertedero que reciclar", ha lamentado Tost, que ha señalado que en países europeos con mejores registros de reciclaje la penalización se sitúa entre 30 y 100 euros por tonelada, una cifra muy superior a la de Catalunya.

El director de la ARC ha añadido que la subida del canon es necesaria "por el desfase del incentivo", y ha avanzado que en los próximos años se producirán nuevos aumentos de este impuesto de forma "escalonada", si bien este es un elemento a definir todavía.

Reciclar tiene premio

El sistema catalán de reciclaje incluye también bonificaciones para los ayuntamientos que reciclan la materia orgánica, que además reciben más dinero en caso de que la calidad de los residuos sea superior.

Durante 2010, la ARC pagó 8,5 euros por cada tonelada de residuos orgánicos recogidos, una cantidad que puede multiplicarse hasta entre 17 y 25,5 euros en el caso de los ayuntamientos que mejor reciclen este futuro compost.

Los modelos desarrollados por los técnicos prevén beneficiar a aquellos ayuntamientos que llevan a cabo las prácticas más adecuadas, ya que a menor cantidad de fracción resto llevada a vertedero o incineradora y mayor cantidad recogida de materia orgánica, los beneficios del retorno del canon son superiores a los pagos que deben efectuarse.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad