El paso adelante de Mas descoloca al empresariado catalán

stop

TRAS LA ENTREVISTA CON RAJOY

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, presenta a los congregados en la plaza Sant Jaume

20 de septiembre de 2012 (21:24 CET)

El empresariado catalán vive con inquietud y perplejidad la situación de Catalunya. La tradicional prudencia se mantiene, aunque pueda haber algun pronunciamiento concreto, pero la sensación de que el Govern de la Generalitat puede no saber hacia dónde se dirige, comienza a imperar.

Las patronales han querido reaccionar, casi de inmediato, después de la entrevista entre el president Artur Mas y el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. Pero lo han hecho para dejar constancia de que la apuesta era el pacto fiscal, o, en todo caso, una mejora en la financiación de la Generalitat.

Camino truncado

Han querido evidenciar que se contentaban con un calendario, con un proyecto a medio plazo, que pudiera suponer un salto adelante en la financiación autonómica. Pero ese camino se ha truncado, y ahora la situación ha descolocado al tejido empresarial catalán.

Este viernes los empresarios lectores de The Economist podrán leer algo impensable hace muy pocos meses. El semanario, la biblia del mundo económico liberal, se pregunta si Catalunya será el próximo estado de Europa.

La Cambra de Comerç, que preside Miquel Valls, quien a menudo muestra su satisfacción por la “transversalidad” del organismo, ha lamentado que no se haya iniciado ese proceso de negociación sobre el pacto fiscal.

Y recuerda que esa petición fue “una reclamación que obtuvo un amplio consenso en el Parlament, entre el empresariado catalán y compartido por una buena parte de la sociedad catalana”.

La respuesta, en el Parlament

Sin embargo, ahora, pese a la sensación de orfandad, la Cambra deja las riendas de la complicada situación en el president Mas y en el conjunto de las formaciones políticas catalanas, a las que les pide “reflexionar y ofrecer una respuesta adecuada”.

La Cambra no se olvida de pedir “consensos políticos” y buscar “la máxima unidad en el Parlament y entre la sociedad catalana”. Y, siguiendo a Mas, emplaza a que se tome una decisión en el debate de política general en el Parlament, que se inicia el próximo martes.

Una respuesta similar ofrece Foment del Treball, pese a que no se unió al comunicado que difundieron de forma conjunta la Cambra de Comerç i Pimec el miércoles, justo antes de la entrevista entre Mas y Rajoy en el que se aferraban al pacto fiscal.

Fuentes de Foment aseguran que no se acabó de concretar nada, pero que Foment ya ha manifestado su propia apuesta por un acuerdo fiscal en otras ocasiones y que la sigue defendiendo.
 
Pimec ha reclamado, de nuevo, un máximo esfuerzo para consensuar un modelo de financiación más justo, y lamenta "la actitud" de Rajoy, de no buscar una salida para el pacto fiscal.

Foment pide ahora “diálogo” y el “máximo consenso” para concretar las nuevas propuestas políticas que surjan después de la negativa de Rajoy al pacto fiscal.

Pero esos comunicados son de oficio.

Agobiados por la falta de crédito


Los empresarios son ciudadanos, y como tales “tienen ideologías diversas”, pero el propietario de una pequeña y mediana empresa, agobiado por la falta de circulante, por el descenso del mercado interior español, y, si exporta, por la situación de parálisis o de recesión que viven los países del entorno europeo –las exportaciones fuera de la zona euro siguen siendo mínimas-- teme cambios legales, inestabilidad y la sensación de que todo se puede desmoronar, según una fuente empresarial.

Esos directivos y empresarios no quieren equívocos, ni caminar hacia lo desconocido.

 
Fomento, en el Palau Blaugrana

Fomento, que agrupa principalmente a las grandes empresas, es consciente de esa sensación del tejido empresarial. Y ha organizado, para el 18 de octubre, un acto que quiere tener “trascendencia” en el Palau Blaugrana, con capacidad para algo más de 7.000 personas.

El objetivo es lograr una “buena entrada” y debatir los temas que preocupan a las empresas: cómo generar ocupación, cómo recuperar el crédito, cómo proteger y potenciar la industria manufacturera, que languidece ahora con la crisis.

Fuentes empresariales aseguran que se buscará que estén presentes los diferentes sectores, como la construcción, el pequeño comercio, una parte importante del sector del turismo y la industria.

Ahora, una vez iniciado el cónclave, las mimas fuentes empresariales no descartan que surjan otras cuestiones, como el proceso soberanista que Artur Mas ha iniciado.

Empresarios con estelades?

Y es que esa reunión de empresarios puede deparar sorpresas. Si Fomento busca la presencia de pequeñas y medianas empresas, se puede encontrar con la asistencia de pequeños empresarios “con estelades”, según una fuente empresarial, que admite que para algunos emprendedores la idea de la independencia de Catalunya les seduce sobremanera.

Esa, sin embargo, no es la tónica. Algunos empresarios afiliados a la patronal Cecot, más centrada en pequeñas y medianas empresas, pueden ser una excepción, aunque sus dirigentes han apostado hasta ahora claramente por el pacto fiscal, sin pretender alcanzar otros proyectos.

Todos, sin embargo, han quedado descolocados, máxime después de la frase de Mas, tras la entrevista con Rajoy: “He hecho caso a los empresarios, he ido hasta el final con el objetivo de negociar el pacto fiscal, pero me he encontrado un muro”.

¿El paso siguiente? Los empresarios esperan.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad