El primer ministro de Ucrania renuncia por las presiones a su gobierno

stop

La crisis política en el país del Este europeo fuerza la dimisión de Arseny Yatseniuk. Su gobierno se había sostenido en una frágil coalición de partidos y en medio de acusaciones de corrupción

Arseny Yatseniuk, actual exprimer ministro de Ucrania. / Reuters

Kiev, 10 de abril de 2016 (17:10 CET)

La crisis del gobierno de coalición en Ucrania logró su punto más caliente este domingo, con la renuncia del primer ministro Arseny Yatseniuk. El mandatario lo anunció por televisión, y dijo que el martes 12 presentará formalmente su cese ante el Parlamento.

Yatseniuk reconoció que la crisis política ha sido el detonante, pero puntualizó que los desacuerdos "se han desatado artificialmente". "El deseo de cambiar a una persona cegó a los políticos", agregó.

El cargo será ocupado por Vladimir Groysman, quien era presidente de la Rada Suprema (Parlamento ucraniano). El ministro saliente advirtió que si no se forma un Gobierno sólido, la desestabilización del Poder Ejecutivo "será inevitable".

Una coalición demasiado frágil

Yatseniuk ha encabezado el Gobierno ucraniano desde principios de 2014, cuando una revuelta popular forzó la huida del presidente Viktor Yanukovich. En los últimos meses se había deteriorado la relación entre Yatseniuk y el actual presidente, Petro Poroshenko.

Dos meses atrás, Yatseniuk había logrado resistir un intento de destitución, con fuertes presiones al presidente para que pida su renuncia. La inestabilidad reside en que el Gobierno se pudo formar gracias a una coalición de partidos, donde el mayor peso reside en el acuerdo entre el Frente Popular (agrupación de Yatseniuk) y el BPP. Pero la inclusión de un grupo de legisladores de este partido en una comisión anticorrupción, con el pedido de renuncia al primer ministro, hizo tambalear la frágil unión política.

Además, Yatseniuk fue acusado de inacción por no haber terminado de consolidar una coalición que permita emprender reformas reclamadas por Occidente y el FMI para otorgar créditos a la economía ucraniana.

Para colmo, el miércoles más del 60% de los holandeses votaron en contra de un acuerdo de libre comercio entre Ucrania y la UE.

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad