El PSC resiste: se desmarca de la declaración de CiU y ERC

stop

VOTACIÓN EN EL PARLAMENT

Maurici Lucena, este martes en el Parlament./EFE/Toni Garriga

22 de enero de 2013 (13:03 CET)

La declaración soberanista ya está lista. La han suscrito los grupos parlamentarios de CiU, ERC e ICV este martes en el Parlament. La CUP no ha decidido su decisión final, porque no hay una alusión directa a los Países Catalanes. Pero el partido más deseado, el PSC, tampoco apoyará la resolución. No entiende que se quiera aprobar una declaración sobre el derecho a decidir y se incluya el reconocimiento de Catalunya “como sujeto político y jurídico soberano”.

A juicio de los socialistas este redactado está condicionando la respuesta. Si quieres reconocer que Catalunya puede preguntarse su futuro, no puedes apuntar desde la misma pregunta que Catalunya es independiente. Así lo interpreta el PSC, dispuesto, esta vez, a aguantar toda la presión, también la de “los medios de comunicación públicos”, en una alusión a TV3 y Catalunya Ràdio. A juicio del PSC ha sido ERC la que ha imposibilitado cualquier acuerdo.

Legitimidad democrática

La resolución, que el Parlament votará este miércoles, es extensa y busca en la historia los argumentos para reconocer a Catalunya como sujeto político y jurídico soberano. Se trata de un nuevo guiño al proceso del Estatut. A pesar de ello, el texto se ha modificado levemente. “El pueblo de Catalunya tiene, por razones de legitimidad democrática, carácter de sujeto político y jurídico soberano".

El PSC ha presentado un texto alternativo. Y apunta: “De acuerdo con la voluntad expresada democráticamente por parte del pueblo de Catalunya, el Parlament acuerda iniciar el proceso para hacer efectivo el derecho a decidir, para que los ciudadanos puedan decidir su futuro político colectivo".

El grupo de ICV, que apostó sin fisuras por el reconocimiento del sujeto político y jurídico soberano desde el primer momento, a diferencia del PSC, ha podido incluir en el texto que la declaración constate al Parlament como protagonista del proceso. Y, con el deseo de que, finalmente, la CUP secunde el texto, se hace una alusión en el preámbulo a los Países Catalanes: “El itinerario histórico que ha vivido Catalunya ha sido compartido con otros territorios con los que compartimos vínculos históricos, lingüísticos y culturales".

Navarro y Comín rivalizan

Pero la presión se había situado en el PSC. Justo antes de que el portavoz del partido, Maurici Lucena, explica la posición adoptada en el Parlament, el primer secretario, Pere Navarro y el ex diputado Antoni Comín rivalizaban en Rac1 sobre el concepto de soberanía. Comín ha asegurado que se podrían producir sorpresas en la votación de la resolución y que peligra la disciplina de voto del PSC. Y, aunque el grupo parlamentario está pendiente de una reunión para fijar los criterios de todos sus integrantes, el peligro de una escisión en el PSC es posible.

La dirección del PSC se muestra segura esta vez, y asume los riesgos. Para Lucena, la declaración que se someterá a votación no se produjo “ni en Quebec ni en Escocia”. Los socialistas desean, a juicio del portavoz del grupo parlamentario socialista, que el proceso “respete la legalidad”. El problema, como ha apuntado Comín en Rac1 y reconocen diputados del partido, es que, tras la votación, la opinión pública verá dos grandes bloques en función de la resolución que se haya votado. Y el PSC podría quedar con los partidos del 'no', con el PP y Ciutadans. Los dirigentes del PSC creen que podrán, esta vez, explicar su posición con solvencia.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad