La consellera de Salud, Alba Vergès, y el vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès, durante el pleno del Parlament del 18 de noviembre de 2020. Su partido, ERC, obtendrá una victoria holgada en las elecciones del 14-F, según el

ERC ganará las elecciones sin alcanzar el 50% de los votos con JxCat y CUP

stop

El barómetro del CIS catalán vaticina una victoria holgada para Esquerra el 14 de febrero, pero el independentismo ya asume que no alcanzará el 50%

Alessandro Solís

Economía Digital

La consellera de Salud, Alba Vergès, y el vicepresidente del Govern en funciones de presidente, Pere Aragonès, durante el pleno del Parlament del 18 de noviembre de 2020. Su partido, ERC, obtendrá una victoria holgada en las elecciones del 14-F, según el

Barcelona, 20 de noviembre de 2020 (12:03 CET)

Otra encuesta confirma que Esquerra Republicana previsiblemente gobernará la Generalitat de Cataluña a partir de 2021, como principal fuerza del ejecutivo.

El partido liderado por Oriol Junqueras obtendría enre 36 y 37 escaños en las elecciones del próximo 14 de febrero, por encima de Junts per Catalunya, que bajaría a 28-30 diputados en el Parlament, según el más reciente barómetro del Centre d'Estudis d'Opinió (CEO).

La intención de voto a los republicanos es del 24,4% y la de los posconvergentes del 18,7%. Con el 5,3% de los sufragios que sumaría la CUP, la tres formaciones sumarían el 48,4% de los votos válidos, un incremento de menos de un punto con respecto al 47,6% que consiguieron los tres partidos juntos en 2017.

En aquellos comicios, convocados por el Gobierno de España tras aplicar el artículo 155 por la celebración del referéndum ilegal del 1-O, JxCat obtuvo el 21,7% de los votos y 34 escaños; ERC quedó en 32 parlamentarios con el 21,4% de los sufragios; y la CUP obtuvo cuatro diputados con el apoyo del 4,5% del electorado.

No obstante, en las elecciones del próximo 14 de febrero de 2021 habrá una cuarta lista que se posiciona como un híbrido entre el separatismo y el nacionalismo: el Pdecat, que salió de JxCat ante la toma de poder del expresident Carles Puigdemont. Su perfil sería semejante al del PNV en País Vasco.

El último barómetro del CEO señala una intención de voto del 2,4% para el Pdecat (entre ningún y un escaño), así que si se toma en cuenta a la formación como independentista sí que se superaría el 50%; concretamente, la corriente política alcanzaría el 50,8% de los sufragios si los resultados electorales fueran calcados a los del sondeo en cuestión.

El PSC superaría a Cs como líder de la oposición

Ciudadanos perdería el título de líder de la oposición tras las elecciones del 14-F. La formación naranja tiene actualmente 34 escaños en el Parlament tras haber conseguido el 21,7% de los votos en diciembre de 2017, de los que perdería al menos 20 hasta llegar a 13-14 parlamentarios con una intención de voto del 10%, según el b.

En cambio, el PSC obtendría el 16,8% de los sufragios, según esta encuesta, lo que le valdría para incrementar su presencia en el Parlament hasta los 22-23 diputados. En los pasados comicios, los socialistas catalanes consiguieron el 13,9% del total de votos válidos, logrando sus actuales 17 escaños.

Catalunya en Comú-Podem firmaría un ligero descenso, con el 7,2% de los votos y entre 7 y 9 diputados. El partido liderado por la alcaldesa barcelonesa Ada Colau tiene actualmente ocho representantes en el Parlament tras votarle casi el 7,5% de los catalanes en 2017.

La caída de Cs beneficia tanto al PP catalán como a Vox, que entraría en el Parlament con el 6,4% de los votos y podría conseguir entre 7 y 8 escaños. Los populares, por su parte, pasarían del 4,2% de las elecciones de 2017 a un 7%, duplicando sus parlamentarios hasta 8-9.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad