Escocia se prepara para un segundo referéndum de independencia

stop

El ejecutivo de Nicola Sturgeon solicitará la próxima semana a Londres otra votación para decidir su estatus político en el Reino Unido. En 2014 una mayoría de escoceses rechazaron desvincularse de Westminster

Economía Digital

La primera ministra esocesa, Nicola Sturgeon, sale del colegio electoral durante el referéndum sobre la Unión Europea / REUTERS/Clodagh Kilcoyne
La primera ministra esocesa, Nicola Sturgeon, sale del colegio electoral durante el referéndum sobre la Unión Europea / REUTERS/Clodagh Kilcoyne

Barcelona, 13 de octubre de 2016 (17:21 CET)

Tras el triunfo del brexit, los líderes nacionalistas escoceses ya anticiparon sus intenciones: reclamarían al Reino Unido un segundo referéndum para decidir su estatus político dentro de las islas. El gobierno de Escocia, liderado por Nicola Sturgeon, publicará la próxima semana un proyecto de ley para solicitar al parlamento británico una nueva votación.

Sturgeon, que ha hecho este anuncio durante el congreso anual del Partido Nacionalista Escocés (SNP), opina que es necesario dar voz de nuevo a los escoceses "antes de que el Reino Unido abandone la Unión Europea". 

Las palabras de la política escocesa se han dirigido directamente a la primera ministra británica, la conservadora Theresa May. "Si no puede o no nos permite proteger nuestros intereses dentro del Reino Unido, entonces Escocia tendrá el derecho a decidir, de nuevo, si quiere adoptar un camino diferente".

En contra del brexit

En la votación sobre el brexit del pasado 23 de junio, los escoceses votaron mayoritariamente a favor de permanecer en la Unión Europea. Argumento utilizado por el nacionalismo escocés para defender un segundo referéndum en el territorio. En 2014 los ciudadanos escoceses rechazaron desvincularse de Londres. 

El anuncio de Sturgeon llega después de que la primera ministra británica, Theresa May, anticipase la semana pasada la opción de un brexit duro: una salida del entramado comunitario completa y sin acceso al mercado único europeo. A cambio, Reino Unido ejercería un control total de la inmigración sobre sus fronteras.  
 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad