El exconsejero de Empresa de la Generalitat de Cataluña Santi Vila cuando declaró en la Audiencia Nacional. Ahora trabaja para una compañía de aguas. /EFE
stop

Puigdemont sigue exigiendo la restitución del anterior gobierno de la Generalitat pero muchos de sus consejeros han optado por dedicarse a otras actividades

Josep Maria Casas

Economía Digital

El exconsejero de Empresa de la Generalitat de Cataluña Santi Vila cuando declaró en la Audiencia Nacional. Ahora trabaja para una compañía de aguas. /EFE

Barcelona, 21 de enero de 2018 (04:55 CET)

La mayoría de los consejeros de Carles Puigdemont siguen en la política, aunque estén en la cárcel de Estremera o en Bruselas. Otros, en cambio, se han pasado a la empresa privada sin desvincularse del todo de la escena política: Santi Vila acaba de estrenarse como director general de una compañía de aguas, Jordi Baiget trabaja en una empresa semipública del sector del transporte y Carles Mundó se ha reintegrado a su anterior despacho de abogados. En realidad, tienen un pie en la empresa y, otro, en sus partidos.

Santi Vila dimitió un día antes de que Puigdemont declarara la independencia de Cataluña. Pese a este gesto, pasó una noche en la cárcel de Estremera. En diciembre pasado tuvo que explicarse ante la comisión de conflictos del Pdecat. Muchos en su partido le consideran un Judas. Quizás por esto ha escrito “De héroes y traidores”, un ensayo político que estará en las liberarías a principios de marzo. Acaba de estrenarse como director general de Aigües de Banyoles. Esta distribuidora de agua potable facturó en 2016 cerca de 1,9 millones de euros.

La CUP de Banyoles considera el fichaje de Vila como un “nuevo caso de puertas giratorias”. Recuerdan que hasta enero de 2016, durante el anterior gobierno de Artur Mas, Vila estaba al frente de la Consejería de Territorio y Sostenibilidad, de la que depende la Agencia Catalana del Agua (ACA). En realidad, ha superado el plazo de dos años, aunque por pocos días, que establece la normativa de incompatibilidades de la Generalitat. Vila no ha renunciado a presentarse a las primarias del Pdecat para elegir al candidato a la alcaldía de Barcelona. Piensa volver a la política.

Mundó vuelve a la abogacía

Carles Mundó ha preferido regresar a su anterior despacho de abogados en vez de ocupar un escaño en el parlamento catalán. Figuraba en el número cinco de la lista de ERC por Barcelona. A diferencia de Oriol Junqueras, abandonó a tiempo la cárcel de Estremera para participar activamente en la campaña electoral del 21-D. Le ofrecieron la presidencia de la cámara catalana, pero la rechazó.

Mundó ha regresado al bufete Vallbé en calidad de socio. Su fotografía y currículum ya aparecen en la pagina web del despacho. Las oficinas están en el paseo de Gracia de Barcelona. Una de las especialidades del bufete, fundado por Ramon Vallvé Ensesa, es el sector sanitario. Entre sus clientes se encuentran diversos centros hospitalarios concertados. Se desconoce el área del Derecho a la que se dedicará el exconsejero de Justicia.

Baiget se va al sector del transporte

Jordi Baiget cesó como consejero de Empresa el 4 de julio pasado. Puigdemont lo echó por dudar del referéndum del 1-O en una entrevista en el diario El Punt-Avui. Ahora tiene dos despachos. Uno en la planta noble de la sede central del Pdecat, según apuntan fuentes del partido, y otro en Sermetra, una compañía logística semipública participada por la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM) y BusMet. Esta última agrupa empresas concesionarias de transportes de pasajeros por carretera. Desde finales de noviembre, es uno de sus directivos.

Neus Munté se incorporó recientemente en la nómina de asesores del grupo del Pdecat en el Área Metropolitana de Barcelona. Ella misma lo anunció a través de Twitter. Este puesto de trabajo está dotado con una remuneración de 49.437 euros brutos anuales. Munté es la actual presidenta interina del Pdecat después de la renuncia de Artur Mas. Se postula para candidata a la alcaldía de Barcelona.

Meritxell Ruiz abandonó voluntariamente la Consejería de Enseñanza el pasado julio para evitar las consecuencias judiciales del proceso independentista. A finales de noviembre entró en la ejecutiva del Pdecat. Ahora no tiene ningún cargo público.

Jané sigue en Interior, pero de asesor

El pasado julio, antes de que Puigdemont desobedeciera al Tribunal Constitucional, se fueron tres consejeros: Munté, Ruiz y Jordi Jané, hasta entonces titular de Interior. Sin embargo, dejó de ser consejero para pasar a ser asesor de este departamento, concretamente del área de policías locales. Así se garantizó un sueldo público. Desde entonces ha procurado pasar desapercibido. Curiosamente, desde la aplicación del artículo 155 está a las órdenes del ministro Juan Ignacio Zoido. El juez Pablo Llarena ha citado a declarar a los exconsejeros Munté, Ruiz, Baiget y Jané el 30 de enero, pero como testigos. No están imputados. Saltaron de barco antes de que se hundiera.

El juez Llarena cita a cuatro exconsejeros de la Generalitat, pero como testigos

Meritxell Borràs, titular de Gobernación hasta la aplicación del artículo 155, ha decidido apartarse de momento del primer plano de la política. Pasó un mes y dos días en la cárcel de mujeres de Alcalá Meco. En su entono cuentan que está meditando su futuro. No piensa dejar la política, pero declinó ser diputada.

Desde Bruselas, Puigdemont sigue exigiendo la restitución del anterior gobierno de la Generalitat. Sin embargo, muchos de sus consejeros ya no están por la labor.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad