Puigdemont fulmina al consejero Baiget por dudar del referéndum. EFE

Puigdemont fulmina al consejero Baiget por dudar del referéndum

stop

Puigdemont coloca a Santi Vila al frente de la cartera de Empresa

Barcelona, 03 de julio de 2017 (21:05 CET)

El referéndum del 1 de octubre se ha cobrado la primera víctima. El presidente Carles Puigdemont ha destituido a su consejero de Empresa, Jordi Baiget, por “pérdida de confianza” después de dudar del referéndum.

En una entrevista a El Punt Avui, Baiget manifestó que “el Estado tiene tanta fuerza que probablemente no podremos celebrar el referéndum, (…), y tal vez deberemos hacer una cosa distinta”. Argumentó que probablemente sería “algo parecido” la consulta del 9 de noviembre de 2014.

Puigdemont cesa a Baiget después de que el consejero dudara de la posibiliadd de realizar el referéndum

El cese de Baiget abre una crisis en el gobierno de la Generalitat en el tramo final de su ruta hacia el anunciado referéndum. Baiget es uno de los dirigentes del Pdecat que, en privado, había expuesto sus dudas sobre el proceso. Cuando las ha formulado en público, ha sido fulminado.

Pero Puigdemnt ya tiene recambio. El presidente de la Generalitat ha colocado al frente de la Consejería de Empresa y Conocimiento a Santi Vila, que provisionalmente compaginará esta nueva cartera con la de Cultura hasta que no se nombre a un responsable para esta última. Curiosamente, Vila es otro de los consejeros que, en privado, expusieron sus dudas sobre el referéndum.

Revuelo en la consejería de Gobernación

La Coonsejería de Gobernación, que encabeza Meritxell Borràs, declaró desierto el concurso para la compra de urnas electorales. Tal como informó Economía Digital, algunos altos funcionarios de este departamento culparon de ello a la esposa de Baiget, Josefina Valls, que es la directora de servicios de Gobernación.

La crisis en el gobierno de Puigdemont ha estallado un día antes de que este martes presente sus planes sobre el referéndum. Sus socios de ERC se mostraron sorprendentemente comprensivos por las declaraciones de Baiget. En cambio, la CUP pidió su cabeza. 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad