Fitch advierte a Rajoy de sus debilidades 

stop

La agencia de calificación señala el riesgo de que el actual ejecutivo no complete la legislatura,  presionado por las "incertidumbres" políticas que se mantienen 

Economía Digital

El Rey saluda al reelegido presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, momentos antes del acto de jura del cargo de jefe del Ejecutivo. EFE/Chema Moya
El Rey saluda al reelegido presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, momentos antes del acto de jura del cargo de jefe del Ejecutivo. EFE/Chema Moya

Barcelona, 31 de octubre de 2016 (19:12 CET)

Mariano Rajoy ha tomado posesión este lunes y se pensará hasta el jueves la formación de su nuevo gabinete. Pero los mercados no dilatan su análisis sobre la posición del nuevo ejecutivo. La agencia de calificación Fitch describe en su último análisis cómo las "incertidumbres se mantienen" a pesar de la rotura del bloqueo político que ha mantenido a España durante casi un año en funciones.

"Formular unos presupuestos revisados será uno de los primeros desafíos para el nuevo gobierno", señala la firma estadounidense, que apunta los "significativos riesgos políticos" que se mantienen. El gobierno de Partido Popular ha de conseguir todavía apoyo suficiente para para su agenda política –incluidas las cuentas para 2017--, con la duda del papel que jugará el PSOE en el nuevo parlamento y el "desafío político" que estos encuentran en Podemos, asegura Fitch.

"No esperamos nuevas reformas substanciales desde el punto de vista estructural, como las ejecutadas por el anterior parlamento", señala el texto. En el que se alerta sobre el riesgo real de que el nuevo ejecutivo no culmine  el mandato de cuatro años de legislatura.  

Previsiones de déficit

Igualmente, Fitch destaca de nuevo cómo España ha incumplido en diversas ocasiones sus objetivos de reducción del déficit recientemente. Y la manera en que los últimos acontecimientos (rebaja fiscal, falta de gobierno o la decisión de Bruselas de no sancionar a España por no alcanzar los objetivos pactados) le hicieron actualizar sus previsiones de déficit al 4,5% en 2016, 3,6% en 2017 y 2,9% en 2018.

Desafío catalán

La agencia sitúa además otro desafío político a largo plazo en la hoja de ruta independentista emprendida por el gobierno catalán

"Las tensiones entre los gobiernos central y catalán se han calmado de alguna manera, en parte por la naturaleza interina del ejecutivo central y la menor cohesión en el ejecutivo catalán. Pero la posición de este gobierno es seguir presionando con sus planes para establecer una administración independiente", señala el documento. 
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad