Gay de Montellà: las cuentas de Montoro no ayudan al acuerdo institucional

stop

CUENTAS DE 2014

01 de octubre de 2013 (18:27 CET)

La decisión del Gobierno central de preparar unos presupuestos con una inversión pública en Catalunya muy por debajo de lo esperado, ha dejado a la cúpula de Foment con una sonrisa gélida, con una sensación de gran perplejidad. La patronal ha acabado elaborando un documento en el que critica que la inversión pública haya caído al 9,6%, en relación al conjunto del resto de autonomías. El argumento es que no se cumplen “las expectativas razonables” que se habían creado.

El propio presidente de Foment, Joaquim Gay de Montellà, asegura en el comunicado que pasar del 9,6% de la inversión en 2014, cuando en 2013 se había alcanzado el 11,9%, en un proceso ya de descenso, es inadmisible. “Catalunya no puede perder dos puntos porcentuales año tras año”, ha afirmado.

No favorece el diálogo

Pero Foment ha entrado en la cuestión central. La patronal lleva meses intentando favorecer un clima de diálogo institucional, que permita un acuerdo entre el Gobierno central y el catalán, incluso abriendo el foco, lo que podría implicar una reforma de la Constitución.

Aunque el objetivo de Foment sigue siendo el logro de un pacto fiscal, el empresariado catalán ha entendido la necesidad de reformar el conjunto del Estado, si con ello también se puede solventar el problema con Catalunya. Y, con los presupuestos del Estado para 2014, Foment considera que no se favorece ese diálogo. “La propuesta de los presupuestos del Estado no ayuda a fortalecer el diálogo ni fomenta el necesario entendimiento institucional”

En contra de la subida de las cotizaciones sociales

Claro que Foment también defiende sus estrictas atribuciones, como patronal. Y en el comunicado se insiste en que las cuentas elaboradas por el Ministerio de Hacienda, que son todavía un proyecto hasta que no cuenten con la aprobación del Congreso, no se prevé la reducción de las cotizaciones sociales, “como se aseguró que el Gobierno haría como contraprestación de la subida del IVA”. Y lamenta que, “de hecho, de nuevo, se prevé un aumento de la base máxima de la cotización del 5%, algo que puede incrementar efectivamente los costos laborales”.

También se lamenta que se mantenga la subida del IRPF, al entender que se “desaprovecha una medida, la retirada de ese aumento, que ayudaría a incentivar el consumo y recuperar la demanda interna”. Y, por último, se critica que se mantenga el “anacrónico” impuesto de Patrimonio.


Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad