El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que ha nombrado a un amigo suyo como asesor / EFE

El Gobierno avala las "condiciones óptimas" del 'enchufado' de Sánchez

stop

María Jesús Montero defiende el nombramiento de José Ignacio Carnicero, amigo del presidente, como director general de Agenda Urbana

Barcelona, 05 de junio de 2020 (18:12 CET)

El Gobierno ha defendido con toda contundencia el nombramiento de un estrecho amigo de Pedro Sánchez como director general de Agenda Urbana y Arquitectura. Según el Gobierno, las condiciones de José Ignacio Carnicero para el cargo no son solo las adecuadas, sino las "óptimas". 

La ministra ha menospreciado las críticas de la oposición al definirlas como "ruido político" de los partidos de la derecha. En la rueda de prensa ha condenado las críticas: "En política no todo vale". Montero cree que es "difícil de entender" que se cuestione la valía de Carnicero dada su trayectoria y su currículum, del que ha destacado que es "cum laude" y sus múltiples premios. 

Montero ha defendido que el Gobierno siga eligiendo a personas que "mejor se adecúan" para este tipo de puestos de libre designación. La ministra también ha tildado de "frente del no" a la derecha, puesto que para el Ejecutivo siempre se oponen a cualquier propuesta.

Dudas sobre el nombramiento

La ministra ha pedido al PP y al resto de partidos de la derecha que vuelvan a "la cordura y al sentido común" para que el país salga adelante y "destierren" este tipo de actitud. Precisamente, el partido de Pablo Casado ha presentado una serie de preguntas parlamentarias por el nombramiento de Carnicero, al que se refiere como "uno de sus mejores amigos" de Sánchez.

El grupo popular también quiere saber las razones de mantener una plaza que se creó en enero durante cuatro meses vacante por si tiene que ver con la tarea que estaba desempeñando José Ignacio Carnicero en Estados Unidos. Concretamente, "si se le ha nombrado tan tarde para esperar la finalización de un curso en Estados Unidos". 

El Gobierno vive uno de sus peores momentos, puesto que a las polémicas por la crisis del coronavirus se le han sumado otras de índole político. La última, las destituciones en la cúpula de la Guardia Civil que asociaciones de la Benemérita tildan de políticas y que incluso ha movilizado a jueces y fiscales contra Fernando Grande-Marlaska

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad