Iglesias cree que pronto serán gobierno (pese a perder un millón de votos)

stop

Los dirigentes territoriales de Podemos se reunieron para analizar los malos resultados del 26J y presentar una imagen de unidad ante los rumores de divisiones

Pablo Iglesias antes de entrar en la reunión con los dirigentes de Podemos. / EFE

Barcelona, 02 de julio de 2016 (14:36 CET)

Poca autocrítica en las palabras de Pablo Iglesias. El dirigente de Podemos encabezó la reunión de los líderes autonómicos de la agrupación para analizar la caída de votos en la elección del pasado domingo, en la que se han dejado más de un millón de votos en el camino, y dijo que la debacle fue "por la campaña del miedo" que propagaron los otros partidos.

Sí ha reconocido en su partido "habremos hecho algo mal" para tener semejante sangría electoral, cuando durante toda la campaña se creyeron que iban a ser segundos tras un hipotético sorpasso al Partido Socialista, e incluso se animaban a proponer pactos a Pedro Sánchez pero ya con Iglesias mirando a La Moncloa.

Iglesias negó que en Podemos haya surgido una corriente crítica a su liderazgo y a la alianza con Izquierda Unida. Dijo que el partido está "todavía más cohesionado", y como si no hubiera pasado nada el 26 de junio, pronosticó que su partido será gobierno en breve: "Ahora nos va a tocar ser oposición y ocurrirá lo tradicional en nuestro país: que después de ser oposición parlamentaria, pues se gobierna".

"Somos el partido del futuro", sostiene Iglesias

También salió al cruce de los rumores que señalaban una posible renuncia a la secretaría general tras las elecciones. "No vamos a tirar la toalla después de llegar a la final de la Champions", dijo.

Como si la derrota no les afectara, Iglesias insistió que la agrupación morada "es el partido del futuro", y lo sustentó en que el PSOE "ha obtenido el peor resultado de su historia", y en que Ciudadanos "ha pinchado como partido relevante".

Para no despertar rumores de grietas en la dirigencia, el secretario político del partido, Íñigo Errejón, dijo que el cambio "se va a realizar juntos". Al terminar el encuentro, se fue con Iglesias a tomar unas cañas -aunque sólo por unos 15 minutos-, y en ese momento, señaló "debatimos con honestidad y escribimos y discutimos, pero vamos todos a una".

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad