En la imagen, el portavoz adjunto de Junts per Catalunya, Eduard Pujol; y el portavoz de ERC, Sergi Sebrià. EFE/Quique García

JpC y ERC ofrecen a la CUP una nueva consulta

stop

Junts per Catalunya y ERC ofrecen a la CUP impulsar un "proceso constituyente" que acabe con una consulta y desmilitarizar Cataluña

Barcelona, 08 de marzo de 2018 (13:16 CET)

Junts per Catalunya (JpC) y ERC han cerrado este jueves un acuerdo de legislatura con el que tratarán de convencer a la CUP de que apoye la investidura de Jordi Sànchez como presidente de la Generalitat. El documento subraya que las "fuerzas republicanas" se comprometen a desplegar "el compromiso de construir república surgido de las urnas del pasado 1 de octubre".

En el documento consta el llamado Espacio Libre de Bruselas –un entramado parainstitucional que pretende impulsar Carles Puigdemont en la capital comunitaria–, así como el inicio de un "proceso constituyente" que derive en una "multiconsulta" donde la ciudadanía "se pueda expresar en cada uno de los elementos fundamentales de los debates realizados".

Las dos formaciones esperan que la CUP dé el visto bueno a la entente antes del lunes, fecha en la que, por el momento, sigue convocada la sesión de investidura. Sin embargo, el presidente del Parlament, Roger Torrent, contempla aplazar este pleno porque no existen garantías ni sobre el apoyo de la CUP ni sobre la excarcelación de Jordi Sànchez para poder acudir a la investidura.

El acuerdo incluye demandas de los anticapitalistas como la no renovación de los conciertos públicos de los colegios que segregan por sexo, la desprivatización de Aigües Ter-Llobregat o la retirada de la Generalitat como acusación particular contra los activistas que realizaron acciones contra las líneas de alta tensión.

Antimilitarismo

Además, JpC y ERC prometen prohibir las maniobras "en espacios no militares" y los actos de "exaltación militar", además de impedir los desfiles del Ejército en Cataluña y evitar la presencia de las Fuerzas Armadas en centros educativos. Por otro lado, el documento plasma la voluntad de constituir una "asamblea de representantes para la república" en Bruselas que se reúna al menos dos veces al año y elija a Puigdemont "presidente del Consejo de la República".

Entre las funciones de esta figura que no contempla el ordenamiento jurídico, los negociadores de las dos formaciones recogen la representación exterior de Cataluña y el impulso de "políticas, estrategias y los consensos necesarios para conseguir la República", en coordinación con la Generalitat y con las instituciones económicas, culturales y sociales de la comunidad.

En fiscalidad, el acuerdo propone reducir la presión fiscal a las renta más bajas, así como "garantizar" las figuras impositivas que se encuentran en diferentes fases de impugnación por parte del Gobierno central, reformulando su contenido si es necesario.

Además, el documento establece un salario catalán de referencia de 1.100 euros brutos mensuales.

En igualdad, JxCat y ERC se proponen modificar el reglamento del Parlament y la Ley de Presidencia y del Govern para establecer cuotas de paridad

 

 

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad