Unos funcionarios fichan la salida de sus puestos de trabajo en la sede de MUFACE, en Madrid. La imagen es del año 2006. /EFE/Mondelo

La CEOE planta cara a la reforma laboral de Pedro Sánchez

stop

La CEOE advierte que si el Gobierno obliga a registrar el horario de los empleados a la entrada y salida del trabajo solo generará burocracia y costes

Josep Maria Casas

Economía Digital

Unos funcionarios fichan la salida de sus puestos de trabajo en la sede de MUFACE, en Madrid. La imagen es del año 2006. /EFE/Mondelo

Barcelona, 03 de diciembre de 2018 (04:55 CET)

El Gobierno de Pedro Sánchez propone que todas las empresas introduzcan sistemas para que los trabajadores fichen a la entrada y salida de sus puestos de trabajo. Los sindicatos ven con buenos ojos esta medida, pero desde la CEOE se advierte que supondría el regreso a “épocas anteriores” ya superadas: aumentaría la burocracia, los costes empresariales y no aportaría mejoras a los empleados.

Jordi García Viña, director de Relaciones Laborales de la CEOE, considera que la última reforma laboral que propone el gobierno, por la que se modificaría el registro horario de los trabajadores, “no tiene ningún sentido”. Indica que supondría el regreso a “épocas anteriores”, cuando un empleado fichaba por un compañero ausente.

García Viña subraya que este sistema de control horario “atenta contra las relaciones laborales flexibles”. Precisamente, esta flexibilidad facilita la compaginación de la vida laboral y familiar.

Advierte que el sistema que propone el Ministerio de Trabajo generaría burocracia y aumentaría los costes. Fichar a la entrada y salida del trabajo se sigue haciendo en las grandes empresas, pero no en las pymes.​

Reforma del Estatuto de los Trabajadores

El borrador de registro horario que propone el ministerio de Magdalena Valerio supondría modificar cuatro artículos del Estatuto de los Trabajadores y otro artículo de la Ley de infracciones y sanciones en el orden social.

Según este borrador, el artículo 34 del Estatuto de los Trabajadores establecerá que “será obligación de la empresa registrar la jornada de cada trabajador”. Este registró será diario y deberá incluir “el horario concreto de entrada y salida”.

En el artículo 35, se indica que a cada trabajador se le informará mensualmente de las horas que ha realizado, incluidas las extras. Los delegados sindicales también dispondrán de la información horaria de la plantilla. La empresa deberá conservar los registros horarios durante cuatro años. Si la propuesta tira adelante, estos procedimientos generarán montañas de papel.

Sanciones elevadas

El empresario que no cumpla con los requisitos de control horario incurriría en una infracción por cada uno de los trabajadores, según contempla la modificación del artículo 7 de la ley de infracciones y sanciones. Las multas podrían ser elevadísimas porque el importe se multiplicaría por el número de empleados.

Jordi García Viña,  director de Relaciones Laborales de la CEOE y catedrático de derecho al Trabajo de la Universidad de Barcelona. /EFE/Mariscal

Jordi García Viña,  director de Relaciones Laborales de la CEOE y catedrático de derecho al Trabajo de la Universidad de Barcelona. /EFE/Mariscal

El PSOE persigue esta reforma laboral desde la anterior legislatura. Su aprobación necesitará el apoyo de otros grupos parlamentarios. García Viña indica que no se puede tramitar a través de un decreto ley porque no existe una situación de extrema urgencia.

Desde el ministerio de Trabajo se insiste en que la medida evitará que los empresarios obliguen a sus empleados a realizar horas extras sin pagarlas. Sin embargo, desde la CEOE recuerdan que para impedir esta práctica ilegal ya están los inspectores de trabajo.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad