Sánchez y Torra se entrevistaron en el palacio de la Moncloa el pasado 9 de julio. EFE

La Generalitat recula: quiere una reunión Sánchez-Torra para el 21D

stop

Pere Aragonès envía una carta a Carmen Calvo para "encontrar los términos y contenidos para hacer efectivo el diálogo" entre ambos líderes

14 de diciembre de 2018 (19:57 CET)

La Generalitat de Cataluña cambia de posición. El Gobierno catalán quiere ahora a la Moncloa para negociar una reunión entre Quim Torra y Pedro Sánchez para el próximo 21 de diciembre, día en el que el Gobierno celebra su Consejo de Ministros en Barcelona. El vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, ha remitido una carta a la número dos del Ejecutivo central, Carmen Calvo, con el objetivo de "encontrar los términos y contenidos para hacer efectivo el diálogo".

Aragonès ha remitido una carta en tono conciliador, en respuesta a la misiva que la vicepresidenta del Gobierno le envió anoche para comunicarle oficialmente la reunión del gabinete de Pedro Sánchez el próximo viernes en la Llotja del Mar de Barcelona

En su misiva, Calvo señalaba además que "sería conveniente" que el jefe del Gobierno y el presidente catalán pudieran mantener un encuentro para "retomar la senda del diálogo constructivo que debe cimentar la relación" entre ambos ejecutivos.

Esta tarde, Aragonès ha respondido a través de una carta en la que le traslada que el Govern "comparte la voluntad de avanzar en la senda del diálogo constructivo que debe acompañar la relación" entre ambos gobiernos.

"En este sentido, reiteramos nuestra voluntad de encontrar los términos y contenidos para hacerlo efectivo", ha subrayado Aragonès, que no cierra así la puerta a un encuentro entre Torra y Sánchez el día 21 de diciembre en Barcelona. Aragonès le agradece la carta en la que se informa oficialmente de la celebración de la reunión del Consejo de Ministros del 21D en Barcelona.

Y añade: "En cuanto a la colaboración en las labores vinculadas a la preparación y desarrollo de la reunión que me pides en tu carta, te comunico que los departamentos implicados en todos los pormenores y aspectos técnicos están trabajando en coordinación con la Delegación del Gobierno en Cataluña". 

Nada de "minicumbre"

Hasta esta misma mañana, Moncloa y Generalitat seguían forcejeando por el formato de un posible encuentro entre el presidente del Gobierno y el de la Generalitat. El último movimiento llegó desde el Ejecutvo catalán, que estaba más enrocado en su posición. Su requisito era que en la reunión participaran de la reunión el conjunto de ambos gobiernos. Pero Sánchez no estaba dispuesto a ceder, porque no quería tener a nadie ejerciendo de carabina en la cita. 

El Govern no era proclive a repetir el encuentro, pese a que lo había solicitado con insistencia tras la primera cita mantenida en julio. El motivo era que Moncloa descartó su petición de convertir la reunión en una cumbre entre el conjunto de ambos ejecutivos. Por ello, la Generalitat cambió su postura y deslizó una segunda idea: pasar de "cumbre" a "minicumbre".

La idea sería celebrar una reunión en la que, además de los dos líderes, también asistieran Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno, la ministra de Política Territorial y Función Pública, Meritxell Batet, el vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la consellera de Presidencia y portavoz, Elsa Artadi.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad