Lazos amarillos en la primera fila durante la reunión del Consell Nacional de ERC en Barcelona. Foto: EFE/EF

La Guardia Civil multará a sus agentes si quitan lazos amarillos

stop

El instituto armado envía un escrito para advertir a sus agentes que la retirada de símbolos independentistas supone infracción

Barcelona, 30 de septiembre de 2018 (16:53 CET)

En agosto, los Mossos d'Esquadra identificiaron a 14 personas que se disponían a retirar lazos amarillos y otros símbolos independentistas de las calles de Tarragona. En uno de los vehículos había un guardia civil, a título particular, a quien el instituto armado amonestó verbalmente.

Este incidente obligó a la Guardia Civil a advertir a sus agentes que la retirada de lazos amarillos supone una infracción disciplinaria y que estas situaciones hacen más mal que bien al nombre y la credibilidad de la institución. Lo hace en un escrito interno remitido a las diferentes unidades, revelado por Efe.

"No resulta conveniente" que un guardia civil retire lazos amarillos

El cuerpo policial reconoce que la difusión de la identificación de ese agente "podría haber causado algún tipo de daño a la imagen de la institución" y da orden de no participar a título particular en actividades de retirada de símbolos independentistas.

El escrito explica que estas actividades están sancionadas en la vigente Ley Orgánica del Régimen Disciplinario de la Guardia Civil y que en caso de incumplimiento, incurrirán en una infracción disciplinaria.

"La participación de miembros de la Guardia Civil en actividades de retirada de simbología independentista catalana en las vías o espacios públicos no resulta conveniente a la imagen de la institución", explica el escrito.

Cuando los mossos identificaron al guardia civil, en agosto, el vicepresidente catalán Pere Aragonès pidió al Gobierno de Pedro Sánchez mayor vigilancia de los guardias civiles, y la consejería de Interior anunció que iniciaba acciones contra las 14 personas identificadas, incluido el agente.

Con la tensión por los lazos amarillos en caliente, pocos días después del incidente el Govern de Quim Torra recurrió a la ley de seguridad ciudadana, conocida como ley mordaza, para perseguir a los ciudadanos que retiren lazos amarillos de las calles de Cataluña.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad