Imagen de archivo de una farmacia | PxHere

La oficina de farmacia, clave ante el envejecimiento

stop

El Grupo Cofares está llevando a cabo proyectos para potenciar el desarrollo del nuevo papel del farmacéutico comunitario en la continuidad asistencial

Barcelona, 12 de noviembre de 2018 (04:55 CET)

En España más de 19 millones de personas, es decir, casi el 40% de la población, padece algún tipo de patología crónica, de los cuales menos de la mitad cumplen con los tratamientos prescritos.

Fundamentalmente, esta situación es consecuencia del actual contexto social, con una población envejecida: 1,2 millones de personas son mayores de 65 años y más de 500.000 mayores de 80.

El nuevo sistema sanitario debe tener como ejes los cuidados de larga duración y la atención primaria

Este escenario de fragilidad hace patente la necesidad de un cambio en el enfoque del  sistema sanitario. Los episodios agudos y la atención hospitalaria han definido hasta ahora el modelo sanitario.

Sin embargo, en este nuevo contexto, es fundamental incluir los cuidados de larga duración y la atención primaria, como ejes principales del sistema.

El papel de los farmacéuticos

Recientemente, el Instituto de Formación Cofares (IFC) promovió el curso ‘Atención domiciliaria: continuidad asistencial’, con el objetivo de reflexionar sobre el papel del farmacéutico en el actual contexto sociosanitario.

Durante el curso, expertos en la materia y representantes políticos de diferentes comunidades autónomas pusieron en valor la importancia de la implicación del farmacéutico para introducir mejoras en el modelo y optimizar los tratamientos de los pacientes.

Los farmacéuticos deben ser reconocidos como profesionales sanitarios 

En esta línea, los participantes subrayaron la necesidad de avanzar hacia un modelo integrador de organización asistencial. El modelo debe estar sustentado en la cooperación entre las distintas profesiones y contando con los farmacéuticos como profesionales sanitarios en primera línea, debido a su formación y cercanía con el paciente. 

El presidente de Cofares, Eduardo Pastor, subrayó al respecto la importancia de poner “el foco en la colaboración, tanto entre profesionales como entre proveedores de servicios y empresas privadas que trabajan en el sistema de salud”.

Asimismo, los expertos, coincidieron en destacar el papel de la distribución como agente activo en el espacio sanitario, que supone un importante apoyo a la hora de dotar al farmacéutico de las herramientas y el soporte necesario para adaptar sus servicios a las nuevas necesidades de los pacientes.

Iniciativas en activo

El Grupo Cofares está llevando a cabo proyectos para potenciar el desarrollo del nuevo papel del farmacéutico comunitario en la continuidad asistencial.

En concreto, la cooperativa ha puesto en marcha el proyecto ‘Farmacia Sociosanitaria’, que pretende promover herramientas para facilitar la accesibilidad a una atención farmacéutica adecuada, tanto a clientes como a pacientes.

A nivel autonómico, la Comunidad de Madrid está trabajando en la ‘Ley de Farmacia’, un nuevo marco regulador más acorde con el contexto sociosanitario actual.

Entre las medidas que incluye se encuentra la posibilidad de prestar atención farmacéutica domiciliaria a mayores dependientes o a pacientes en situación de vulnerabilidad.

El presidente del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM), Luis González, destaca, en este sentido, la necesidad de adaptar la normativa al contexto actual: “hay que llegar a un acuerdo con el resto de profesionales sanitarios para dar cumplimiento a las necesidades sociales, sanitarias y tecnológicas que tenemos actualmente”.

“Lo que estamos haciendo en Madrid es regular una serie de servicios de atención farmacéutica, como la atención domiciliaria, que responden a una necesidad social”, añade González.