La paz institucional se respira en la mesa de Luis Conde en el Empordà

stop

DEBATE SOBERANISTA

La entrada de Mas Anglada ha estado custodiado por los Mossos d'Esquadra | EFE

25 de enero de 2014 (22:03 CET)

La masía histórica de Mas Anglada de l’Empordà (Girona) ha sido el marco de un encuentro distendido y relajado de alto nivel este sábado al mediodía. El anfitrión de tal bucólico paraje, el cazatalentos de España, Luis Conde, presidente de Seeliger y Conde, ha conseguido reunir en su mesa a una nutrida representación de los principales actores políticos del país junto a los grandes empresarios en una cita con un fin solidario en el que más que la comida, la bebida o los fondos recaudados por la entidad El Trampolí, que trabaja con niños con síndrome de Down, ha servido para reflejar una paz institucional entre Madrid y Barcelona que pocas horas antes de su inicio parecía imposible.

La llovizna ha hecho acto de presencia cuando los primeros de los casi 260 invitados de la lista han empezado a cruzar la verja de la entrada. Al mismo tiempo, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, dejaba claro en la convención política del PP de Barcelona que la consulta ni está en sus planes, ni permitirá que se celebre. Un discurso de 45 minutos que no ha tardado en tener su réplica por parte del líder del Ejecutivo catalán, Artur Mas. Desde Girona, el President mantenía firme el envite nacionalista. “El PP da por sentado que la consulta legal se celebrará, hace campaña por el No”, declaraba ante los medios.

Parece ser que las vistas a las Islas Medas han templado los ánimos. Eso, o el civet de jabalí cazado en la cordillera de Les Gavarres. El chef Lluis Roger, alumno de Ferran Adrià en El Bulli, que ahora trabaja para Luís y Susana Conde, tiene la receta para conseguir que en las mesas de la masía centenaria se haya hablado de todo sin que nadie alzara la voz. El ambiente tampoco lo propiciaba.

Mas, Soria, Pastor y Navarro

Mas ha sido el último en hacer acto de presencia en la sala junto a su esposa, Helena Rakosnik. Ha saludado al ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, y a la titular de Fomento, Ana Pastor. Dos pesos pesados dentro del Gobierno por las carteras que gestionan. El canario está inmerso en la tormenta desatada por su reforma energética, además de ser el responsable de las políticas industriales que se aplican en el país, mientras que su compañera es quien tiene la llave del Corredor del Mediterráneo, entre otros proyectos de gran envergadura e importancia para Catalunya.

Los escuderos de Mas han sido el alcalde de Barcelona, Xavier Trias, y los consellers de Agricultura, Josep Maria Pelegrí, y el de cultura, Ferran Mascarell. El ex socialista se ha encontrado con el actual líder del PSC, Pere Navarro, un neófito en este tipo de actos. Quien también ha tenido que correr para evitar llegar tarde a la cita con Conde ha sido la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho, quien despedía a la plana mayor del partido en la puerta del Palacio de Congresos de Barcelona antes de salir hacia el Empordà. La ex presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, ha tenido su silla en el evento solidario.

Ex ministros, banqueros y empresarios

Conde también ha conseguido sentar en su mesa a varios ex ministros. Como el responsable de Defensa con Felipe González, Narcís Serra, y dos representantes del Ejecutivo que presidió José Luís Rodríguez Zapatero. Elena Salgado y Cristina Garmendia han compartido pieza de caza con tres números dos de la banca española.

Alfredo Sáenz, de Banco Santander, Juan Maria Nin, de La Caixa y Jaume Guardiola, de Banc Sabadell han participado en el acto solidario. Este último ha podido aprovechar su visita a la masía para poder pasar el fin de semana en su casa del Empordà, donde suele disfrutar de las vacaciones de verano cerca del Mediterráneo.

Dimisión de Rosell

El ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, se ha codeado con el máximo ejecutivo de Indra, Javier Monzón, el de Aguas de Barcelona, Ángel Simón, y el de Mútua Madrileña, Ignacio Garralda. El director general de Damm, Enric Crous, ha cambiado la cerveza que gestiona por una copa del vino Mas Anglada, cuyas uvas se recogen en la masía de Conde.

Tampoco han hecho ascos al caldo el vicepresidente económico del Barça, Javier Faus, quien casi ha recibido más atención que los políticos que se han paseado por la finca. Y es que el nuevo capítulo del pulso Rajoy-Mas ha sido ensombrecido por la dimisión de Sandro Rosell del Barça y la rueda de prensa de Josep Maria Bartomeu, Bartu. La crisis en la directiva ha monopolizado muchas conversaciones.

Al final de la velada, al caer la tarde, los invitados de Conde han podido contemplar el arco iris encima de las Medes. Paradigma de la cita.
Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad