El presidente del PPC, Alejandro Fernández, encontró una esvástica pintada en su coche. Foto: Alejandro Fernández/Twitter

La violencia del separatismo arrecia

stop

Alejandro Fernández y Xavier García Albiol, del PPC, denuncian ataques en sus viviendas y coches poco después de las pintadas en la casa de Pablo Llarena

Economía Digital

El presidente del PPC, Alejandro Fernández, encontró una esvástica pintada en su coche. Foto: Alejandro Fernández/Twitter

Barcelona, 18 de noviembre de 2018 (19:07 CET)

Reaparece la temporada de pintadas y ataques al frente constitucionalista por parte de la rama más radical del independentismo. Después de que la organización juvenil de la CUP, Arran, se acreditara el más reciente ataque a la casa del juez de la causa del 1-O, Pablo Llarena, los líderes del Partido Popular catalán (PPC) denuncian más actos de vandalismo en sus propiedades.

El sábado, el presidente de la formación, Alejandro Fernández, denunció que unos desconocidos pintaron esvásticas y causaron daños a su coche particular, que en ese momento estaba estacionado en el aparcamiento de su casa en Tarragona. Y el domingo, el exlíder del PPC y diputado en el Parlament, Xavier García Albiol, reveló unas pintadas de lazos amarillos en la puerta del garaje de su casa.

Nuevos ataques a los líderes del PPC

Fernández, que sucede a García Albiol en la presidencia del PPC desde el pasado 10 de noviembre, publicó unas fotos de las pintadas en su cuenta de Twitter, y lamentó: "Me duele por mi familia y porque es nuestro hogar, pero seguiré defendiendo la libertad y mis ideas con más determinación que nunca". En el tuit, agradeció a los Mossos "por la atención que nos están prestando".

García Albiol, por su parte, compartió un vídeo en el que muestra una seguidilla de lazos amarillos que encontró pintados la mañana del domingo en la puerta del garaje de su casa en Badalona. "Sobra cualquier comentario", comentó. En un primer mensaje, que luego borró, comparó los hechos con la Alemania nazi al adjuntar una foto en blanco y negro de una pintada nazista en un local de judíos.

Reacciones al vandalismo del separatismo radical

Así como el ataque de Arran a la vivienda particular del magistrado Llarena fue muy criticada (el líder del PP, Pablo Casado, pidió la ilegalización de la organización y la comparó con la kale borroka), la nueva serie de pintadas a los dirigentes del PPC despertó reacciones en la esfera política, no solo de los populares, sino también de Ciudadanos y hasta de ERC.

El presidente de Cs, Albert Rivera, mostró su solidaridad con Fernández y ofreció todo su apoyo "ante este ataque de los radicales separatistas". "El nacionalismo totalitario sigue campando a sus anchas en Cataluña mientras Sánchez dice que 'son casos aislados'", agregó el líder de la formación naranja.

Su compañera, Inés Arrimadas, número uno del partido en Cataluña, expresó su "total condena hacia el ataque que ha recibido Alejando Fernández por parte de los intolerantes. Ánimo para toda la familia". Y el diputado de ERC, Gabriel Rufián, condenó los ataques, pero con un matiz: "Evidentemente lo condenamos, igual que las esvásticas en nuestras casas y en nuestras sedes".

"Lo único que nos preguntamos es por qué algo como eso que debería ser noticia, lo es en el caso de coche de Alejandro -lo que evidentemente condenamos- y lo otro no", agregó Rufián.

Suscribir a boletines

Al suscribirte confirmas nuestra política de privacidad